World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Desentrañando Colombia

10 ago. 2011


Estos días están poniendo en la televisión española una miniserie sobre el secuestro de Ingrid Betancourt por parte de las FARC.

Me ha parecido interesante traer a estas páginas un contrapunto. El documental "Desentrañando Colombia":  un recorrido por este país a través de sus víctimas.

A través de los defensores de derechos humanos que por hablar de justicia social fueron señalados por el propio gobierno de Álvaro Uribe, aliado del imperio,  como terroristas, ayudando así a que los paramilitares sepan a quiénes deben encañonar. 

A través de los indígenas, que ven como las multinacionales les arrebatan sus tierras, su cultura y el futuro de sus hijos amparados por el Estado. Y la coca, fuente de ingreso de todos los bandos armados, para seguir bañando de sangre este país para divertimento de europeos y norteamericanos.

A través de la valentía de unos hombres y mujeres que lejos de agachar la cabeza, trabajan diariamente por la democracia, la paz, la justicia social, la libertad de expresión e información y la memoria convencidos de que la muerte sólo les arrebataría la posibilidad de seguir luchando por ellas.
 
Colombia libra una guerra en la que participan las guerrillas de las FARC y del ELN, los paramilitares y el Estado y que se ha llevado por delante la vida de miles de personas, ya sea arrebatándoles sus tierras y obligándoles a convertirse en mendigos en las urbes, o directamente asesinándolos. 

Matan a los campesinos, a los indígenas, a los maestros, a los sindicalistas, a los políticos, a los periodistas que se empeñan en seguir siendo ciudadanos, y acallan a base de amenazas a aquellos que, acaso hay algo más humano, quieren tan sólo seguir viviendo. 

Colombia, socia preferente de Estados Unidos frente a la “amenaza” de las nuevas izquierdas latinoamericanas, y de Europa, protectora de sus multinacionales y de sus grupos editoriales.

"Desaparecer a los enemigos de cualquier manera para no dejar rastro". Ésa fue la orden dada a finales de los noventa por los mandos de los grupos de paramilitares colombianos, las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Los enemigos de la patria, supuestamente los aliados de las guerrillas que ponían en riesgo los intereses de los terratenientes y de las multinacionales, pero que en la práctica era todo aquel que cuestionara la omnipotencia de estos grupos: pequeños campesinos para arrebatarles las tierras, maestros, sindicalistas, periodistas, defensores de derechos humanos…. 

Todos ellos han sufrido los embates de los paramilitares y de las guerrillas dando lugar a intervalos de cifras desorbitadas para un país de cuarenta y cinco millones de habitantes y considerado por Europa y Estados Unidos como un ejemplo de democracia para todo el continente latinoamericano: el segundo país con más desplazados internos, más de tres millones, sólo después de Sudán; más de 30.000 desaparecidos según la Fiscalía y las organizaciones sociales, respectivamente; de los asesinados directamente no hay cifras.

Este es el primer vídeo de la serie. En el enlace tienen el resto, si están interesados  "Desentrañando Colombia".



10 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

¡Cuánto silencio ante tanta injusticia! Ya ves que nuestra prensa, que no arriesgaba nada, podía haber hablado, entonces y hoy. Y no nos enteramos de la misa la media.

10 de agosto de 2011, 9:33
Txema dijo...

Colombia, con la que tanta relación tengo por motivos que no hacen al caso, lleva años sumida en la injusticia bajo un manto de legalidad.

besos Carmen

10 de agosto de 2011, 10:03
Emilio Manuel dijo...

La mala suerte de países como México y Colombia es que están debajo del coloso americano, mientras estos tengas sus propios problemas serán una especie de colchón para el avance de la izquierda de otros países latinos, y si no los tuvieran ya se encargarían en creárselos. .

Un abrazo.

10 de agosto de 2011, 10:25
RGAlmazán dijo...

El gobierno de Colombia, con el presidente Uribe, no ha escatimado ningún medio, lícito o ilícito para luchar contra las FARC. Apoyando a los paramilitares y desangrando a comunidades indígenas que nada tenían que ver.
Parece que Santos, aunque está en la órbita yanqui, no está cometiendo las tropelías que Uribe.
Besos
Salud y República

10 de agosto de 2011, 10:55
Felipe dijo...

La complicidad de los USA con los gobiernos colombianos ha sido total en la que una guerra no declarada está dejando un reguero de muerte de gente inocente.

Lamentable lo de Uribe y Santos,bajo la tutela norteamericana a cambio de bases militares.

Muy bien traída esta entrada.

Un beso

10 de agosto de 2011, 12:29
Neogeminis dijo...

Por lo menos por aquí, tenemos de Colombia una imagen caótica, violenta y sumamente conflictiva. Tanto en las zonas rurales como en las urbanas la inseguridad es total y la violencia ha sido la moneda corriente para imponerse, por parte de todos los bandos intervinientes en esta compleja trama de intereses espurios e injusticias.

Supongo que la miniserie debe ser más que interesante.

Un abrazo.

10 de agosto de 2011, 12:54
Genín dijo...

Es una prueba mas de que muchos medios de comunicación bailan al son que toca el Imperio comunicando según los intereses del momento, pero no toda la verdad.
Salud y besitos

10 de agosto de 2011, 13:42
Genín dijo...

Creo que esto te va a interesar:

http://eldesclasado.blogspot.com/2011/08/nos-han-dado-un-golpe-de-estado-y-no-lo.html

Salud y besitos

10 de agosto de 2011, 13:57
Antonio Rodriguez dijo...

Yo no suelo ver este tipo de series porque por lo general presentan una realidad distorsionada y favorable al poder establecido.
La realidad de Colombia es que está atrapada entre la violencia de la guerilla, los paramilitares y la represesión del ejercito y al final las victimas son los ciudadanos.
Salud, República y Socialismo

10 de agosto de 2011, 15:19
Dean dijo...

Colombia lleva más de cuatro décadas en guerra, y es una guerra en la que no es posible firmar la paz porque los intereses de las mafias están por encima de cualquier intención de paz. No hay que olvidar la voluntad del pueblo:
. El expresidente Uribe alcanzó cifras de popularidad astronómicas (un 84%)que aún hoy día -un año después de dejar el gobierno- casi se mantienen;
. Su sucesor -Santos- incluso le ha superado, y en su primer año de gobierno casi nadie está en contra de sus políticas respecto al tema en cuestión. (http://es-us.noticias.yahoo.com/encuesta-popularidad-santos-71-111305984.html)
De todas formas nada justifica los métodos que han utilizado ambos, pero la gran mayoría de los Colombianos entiende que no había otra forma de acabar con los ríos de sangre que han corrido por su tierra durante más de cuarenta años.
No conocía el documento y después de verlo en su totalidad sólo queda decir que en una guerra todas las víctimas son inocentes, y que ninguna guerra es justa ni tiene justificación alguna, simplemente no deberían existir. Hay guerras porque hay armas y todo un negocio armamentista liderado por un puñado de sinvergüenzas inescrupulosos que las generan y mantienen vivas mientras se puedan lucrar a manos llenas. En el mundo habrá paz cuando no existan armas, pero hoy día los mismos indignados del mundo se tienen que enfrentar a las fuerzas del estado -armadas hasta los dientes-, y si aún no hay muertos es porque las manos en alto que se ven en las pantallas de la tv les contienen, pero ya veremos que pasa cuando los fascistas estén en el poder y se apaguen las cámaras.
Un saludo.

10 de agosto de 2011, 17:00
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB