World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

1+1 no son 2... nos han engañado...

6 jul. 2009

Después de mucho reflexionar tengo ya la certeza de que 1+1 no son 2. 1+1 son 1+1. Quién diga lo contrario está equivocado y esa equivocación la pagará muy cara.

Si 1+1 fuese igual a 2, como siempre nos hicieron creer y así desde chiquitines nos enseñaron, la individualidad de los componentes desaparece en el resultado final. Ya se sabe que el uno y el otro, es decir 1+1, no tienen el mismo peso, por ello es inevitable que uno prime sobre el otro por lo que las partes de este ente resultante, es decir el 2, no tienen la misma proporcionalidad. Al tener diferente peso no están igualmente satisfechos. Eso es una verdad indiscutible en esta curiosa suma. ¿Estarán de acuerdo, no?

Por ello insisto que 1+1 no deben dar como resultado el número 2. Debería siempre ser 1+1. Se demuestra pues lo que me temía: nos enseñaron mal la tabla de sumar, responsabilidad compartida entre padres y enseñantes. Convendrán conmigo que es una faena haber estado gran parte de nuestra existencia haciendo mal las sumas.

Manda truco! no?

El descubrir este error puede llevar toda una vida. A veces se descubre de forma imprevista, otras por reflexión previa y otras muchas por decisión de 1 de los 1. En todo caso, una vez descubierto el beneficio es inmediato. Al menos debería serlo.

Porque el individuo es 1 y el 1 es poderoso, es fuerte, es, si así lo desea, empático, puede compartir, es solidario, puede unirse "n" veces. Es ante todo 1.

Nuestra sociedad, sin embargo, ha dado valor y sigue dándole al número 2 como resultado de esa suma equívoca. Y admite con dificultad que haya combinaciones en que las partes no sumen 2 sino que aparezcan como 1+1.

Cuántos problemas ha acarreado esto, verdad?

Ah! queridos lectores, aquí está el problema. Cuando un ente se funde en beneficio de una mezcla y perdiendo su propia identidad el resultado nunca será satisfactorio. Ningún 1 puede evitarse permanentemente en beneficio del otro 1. Esto es ley.

¿Por qué me voy a aficionar a la fotografía si lo que me gusta es leer novelas?
¿Por qué voy a leer a Dona Leon si lo que me gusta es escuchar a Mozart?
¿Por qué tengo que dividir o restar cuando lo que quiero es multiplicar?
¿Por qué hacer ruido si lo que me gusta es el silencio?
¿Por qué debo diluirme para que tú existas?

Todas estas reflexiones produjéronseme observando mi entorno, observando números 2, contemplando la mezcla de 1+1, viendo la desaparición de cada número 1 en beneficio de una suma incorrecta, reflexionando en mi "unicidad", y sobretodo y muy especialmente, a causa de mi insomnio de esta noche.

Insomnio este producido, no por padecer un insomnio estructural, no. Sino por causa de una siesta inmensa, larga, profunda de hace unas horas que mantiéneme con los ojos bien abiertos y la mente revolucionada.

Mañana, que ya es hoy, me dedicaré, quizás, a Rosa Díez a la que hace mucho tiempo tengo semiolvidada. He sabido que muchos de sus compañeros de partido comienzan a abandonarle porque, ah! ilusos, pensaron que estaban defendiendo un proyecto político y no la ascensión a los supuestos cielos de madame Díez. El tema sin duda promete.

Descánsenme ustedes bien lo que queda de la noche.

Un abrazo a todos y todas. Por cierto, de esto, de la necesidad de utilizar aes y oes hablaré otro día.

Que tengan un buen lunes!

18 comentarios:

severino el sordo dijo...

HOy llego prontito quizas sea el calor ,o la falta de sueño como tu,buena reflexion el resultado de uno mas uno, es dos unos matamatica pura,un saludo.

6 de julio de 2009, 1:47
Selma dijo...

Otra que tiene los ojos muy abiertos también.. y una largaaa siesta a sus espaldas.. y que despues de una conversación con la luna ha venido a echar una ojeada en Blogs .. y mira por donde.. me encuentro contigo y con Severino.. y como vosotros pienso que 1+1 nunca pueden ser 2! noooo!

Besos, luneros y cariñosos..

6 de julio de 2009, 2:06
Dean dijo...

Será por eso que las sumas se están disolviendo después de un tiempo, y vuelven a su individualidad?, podría ser. De todas formas lo que yo he pensado siempre es que 1+1 debe ser más que dos, por la sinergia que habría -necesariamente- tras la unión.
Un saludo.

6 de julio de 2009, 2:13
nexus. dijo...

Pues yo voy a poner hoy el contapunto, por una vez, y me descolgaré con un "1+1 no tienen por que ser 2, pero a veces pueden serlo" en vez de un "1+1 no son (nunca) 2".
Es como en todas las cosas de la vida, algo en lo que no se puede generalizar, a veces 1+1 si pueden ser 2 (que no es mi caso, lo reconozco).
La cuestión fundamental es que ningún 1 deje de ser eso, un 1 en contra de su voluntad, bueno ni en contra ni a favor, pero y, si uno quiere ser un 0,99 o un -1 o una X o una Y, eh?
en fin creo que me he metido en un jardín y no se salir de él, asi que hecharé mano de un o de mis clásicos y diré que en ésta u otras cuestiones importantes para el "mundo mundial" l'important Ç'est la rose, o no?
Un gran saludo imsomne.
Salud y república!!
Nexus.

6 de julio de 2009, 2:15
Juan Navarro dijo...

Tienes razón, Carmen. Pero, precisamente por eso, escríbelo como lo haría alguien de matemáticas. Así: 1+1=2. Cada 1 mantiene su identidad, su personalidad, su perfil: han puesto un prudente elemento separador, el =, ante el resultado, 2, para que no los disuelva, para saltar de una lado a otro sin que ninguno de los lados desaparezca. Son lo que eran y son la nueva realidad, porque si no son lo que eran, si pretenden sólo ser 2, se suele acabar invirtiendo la igualdad, 2=1+1, y entonces sí que ya no está garantizada la igualdad, se cae de ella siendo 0,99 ó 0,5 o vaya ustéd a saber. Lo mejor: 1+1=2. Además, fíjate en ese pudorosa mano que surge de cada 1, que lo hace 1 y no palote, cuando salta por encima del + y alcanza al otro 1, la caricia, entonces: el universo pregunta dónde ha sucedido el milagro.
Un abrado de un insomne madrugador.

6 de julio de 2009, 6:15
pena dijo...

Vida y sentimiento, números y frialdad, o todo lo contrario. Espero con impaciencia el de tod@s. Saludos.

6 de julio de 2009, 7:15
RGAlmazán dijo...

Nos han engañado. Desde pequeñitos diciendo que 1 y 1 son dos. Mentira podrida, 1 y 1 son 11. Elegancia y distición, estirados y con la cabeza levantada. Y no, retorcido y con la cabeza baja ante el poder como el 2.
¿?
Un beso

Salud y República

6 de julio de 2009, 8:25
Menda dijo...

Dios!!!!!! que soy de Letras!!!!!!!!!!

6 de julio de 2009, 9:07
Lakacerola dijo...

¡Lo siento, soy de Letras! pero me interesa mucho saber qué ha pasado con Rosa Diez si es que ha pasado algo. Investigaré.
Que tengas buen comienzo de semana.

6 de julio de 2009, 9:22
sara dijo...

Buena reflexión Carmen.

Muchos besos

Sara

6 de julio de 2009, 9:41
Juanjo dijo...

Interesante post Carmen, me has hecho pensar...

6 de julio de 2009, 10:36
joselop44 dijo...

Muy interesante y de gran calado el tema de la individualidad. Soy de la opinión de que nunca se ha de perder la identidad por formas parte de un dos.
Respecto al tema de tu amiga Rosa...no tengo esa información, esperaré a que tú saques el tema nuevamente y con mayor profundidad.
Saludos

6 de julio de 2009, 11:18
m.eugènia creus-piqué dijo...

Jajajaja, buenísimo, soy de las que piensan como tu Carmen, 1+1 no son 2 y eso debería ser siempre así.Besos.

6 de julio de 2009, 11:27
Logan y Lory dijo...

Osea Carmen, "yo soy yo, y el otro el que sea". Seguro que eso del 1+1:2 lo inventó un político. Para ellos sólo somos números.
Buena reflexión.
Un abrazo.

6 de julio de 2009, 11:57
Cosechadel66 dijo...

Yo creo que hay que darle la vuelta a la reflexión, y decir que 2 siempre son 1+1...

Y asi todos contentos.

Carpe Diem

6 de julio de 2009, 13:53
Félix Soria dijo...

Tu reflexión me ha obligado a recordar que cuando era joven (¡uf!) tuve la "bendita ocurrencia" de acuñar una fórmula para sentirme más unido a una mujer -y viceversa-: 1+1=1.
Evidentemente, el cálculo era erróneo (el tiempo lo demostró).
En todo caso, la aritmética tiene su encanto y da para mucho, digamos lo que digamos los de letras.
Un abrazo.

6 de julio de 2009, 16:57
Carmen dijo...

@A todos: Veo que cada uno a su manera está preocupado por esta difícil suma.

Hay sugerencias que todos deberíamos reconsiderar.

Dean dice y hay que pensarlo que 1+1 son más de 2 por la sinergia que la unión produce. Si, es interesante.

O Nexus que afirma que si hay algún 1 que quiere se otra cosa, como por ejemplo 0,99 pues si es voluntad de dicho 1... No se, Nexus, no se si me convence.

Lo que dice Juan Navarro que los 1 se acarician entre si. Me ha parecido bonito, incluso Juan, alguna vez podría darse el caso.

Lo que propone Rafa que 1 y 1 son 11 me ha parecido muy conveniente. Con su elegancia y su esbeltez, con la cabeza bien alta. Me ha gustado.

Felix dice que creyo que en la fórmula 1+1=1. Pero no lo recomienda. El resultado parece que no es claro.

En fin que todos estamos en que hay que reflexionar sobre lo aprendido con las tablas de sumar.

Un beso a todos. Me habéis hecho pensar.

6 de julio de 2009, 20:53
viviana dijo...

+1+1= +1 PORQUE HAY -1 TAMBIEN Y ESO ES OTRA COSA...MUY DE ACUERDO CON UDS. TODA UNA VIDA HACIENDO LA SUMA MAL Y DESPUES QUIEREN HECHARNOS LA CULPA DE QUE NADIE ENTIENDE LAS MATEMATICAS.DEFINITIVAMENTE 1+1 NO SON 2 ES POR ESO QUE HAY TANTO DIVORCIO HOY EN DIA! :) JODER!

16 de julio de 2009, 1:17
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB