World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

¿Y si dejáramos caer a la banca?

26 oct. 2011


Esta pregunta se la hace el autor de este interesante artículo  que acabo de leer, en el que se sostiene que es un mito pensar que sin el sistema financiero nada puede funcionar.

El autor niega la mayor y afirma que si Goldman Sachs, JP Morgan, Deutsche Bank, y otros muchos tan sólo como ejemplos, desaparecieran, todo seguiría exactamente igual. Sostiene que un cese total de la banca generaría ondas de choque en términos de aumento en las tasas de interés y caída en el valor de las acciones. Pero este shock transitorio no duraría más de un año si los gobiernos reemplazan la parte real y formal de la banca y abandonan la parte ficticia. Esta es la única manera de generar un mundo en el cual los países vivan “según sus posibilidades” y alejados de los préstamos que, de la forma en que se quieren pagar hoy las deudas pasadas, pueden tener un costo mucho más brutal en años de largo estancamiento.

La obsesión de los mercados, y por ende las políticas adoptadas por la Unión Europea en su conjunto,  por hacernos creer que la deuda pública da origen a una nueva crisis global es disparatada y no es la raíz del problema. 

El gráfico siguiente muesta como la deuda pública de países como Alemania o Estados Unidos es muy superior al caso español en que su deuda pública es menos de un quinto del total de la deuda. En el caso de Japón y Reino Unido su deuda representa el 500% del PIB y sin embargo estos países no sufren la presión que otros países de la eurozona.


Al comienzo de la crisis que se inicia en agosto de 2007, hay un claro cambio de tendencia por la cual casi todos los países aumentan su endeudamiento. 

La preocupación por la deuda pública sirve para aplicar unos recortes sociales draconianos que lo único que están consiguiendo, además de llevar al límite a millones de ciudadanos, es hundir más y más la economía real. 

Sin embargo la causa del problema está en la deuda privada, en la deuda de la banca y de las instituciones privadas que no asume su fracaso y exige a los gobiernos que absorban con dinero público sus pérdidas. Ahora este sector privado, a través de las agencias de calificación, presionan y presionan a los gobiernos que ya en la Unión Europea acaban de decidir volver a rescatar a la banca con dos billones de euros, mientras se adelgaza de forma sustantiva sectores como la educación o la salud. 

Como señala el autor, "la economía real se mide por la capacidad productiva de la economía y no por la capacidad de hacer fraudes financieros. 
 

3 comentarios:

Dean dijo...

Interesantísimo, la mayoría de la gente piensa que no puede presionar a la banca, pero ese es otro mito que se puede desmontar fácilmente, simplemente manteniendo las cuentas (que obligatoriamente tenemos) en mínimos, y sobre todo, hacer de su propia economía doméstica algo real, sin préstamos bancarios.
Un saludo.

26 de octubre de 2011, 12:19
Dilaida dijo...

Yo, desde mi incultura económica, pienso que en este país sobran muchos bancos y no digamos banqueros.
Bicos

26 de octubre de 2011, 15:45
Genín dijo...

Es que hay que cambiar el sistema del todo, totalmente, este modelo ha demostrado que no vale para los ciudadanos, solo para que el poder económico haga mas y mas dinero, a costa del sufrimiento de la mayoría de la población...
Besitos y salud

26 de octubre de 2011, 16:59
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB