World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Amnistía indecente para empresarios tramposos

30 abr. 2011


Que el Ministro de Trabajo, señor Gómez, que antaño fue sindicalista,  declare que "está contento con la situación en la que se queda el mercado tras la reforma", en una  entrevista  hoy publicada, me hace plantearme si el conjunto de este Gobierno ha perdido definitivamente la cabeza.

Con un paro totalmente descontrolado, cómo puede ser que ninguna de las autoridades económicas de este penoso Gobierno no se plantee, o al menos dude,  que sus recetas económicas, sean o no dictadas por Bruselas y alrededores, no convienen en absoluto a nuestro sistema económico y aún menos al empleo.

Mientras aguantamos, nada resignados sino más bien profundamente indignados, las sandeces continuas dichas por el Ejecutivo para disfrazar su gravísima incompetencia en materia de política económica, ayer mismo el Consejo de Ministros ha aprobado un decreto con el plan para la regularización del empleo sumergido. 

Plan en el que no se reconocen las cotizaciones de los trabajadores cuya situación regularicen voluntariamente las empresas. De esta forma, las empresas fraudulentas por el uso y abuso de la economía sumergida, (abusos favorables a ellas y nunca al trabajador que al final después de trabajos precarios y mal pagados, termina en la calle),  no tendrán la obligación de saldar deuda alguna con la Seguridad Social.




Se mire como se mire, es una amnistía fiscal en toda regla. Todo lo anterior a 2011 será perdonado, siempre y cuando el empresario confiese su irregularidad antes de 3 meses y acepte no volver a incurrir en semejantes prácticas. A partir de este plazo de gracia, habrá, siempre según el Ejecutivo, duras sanciones. Todavía la CEOE ha protestado porque pueda haber sanciones en el futuro. ¡Increible!

Me pregunto si un trabajador que estuviera en el paro, uno de esos 4.910.200, no pudiera hacerse cargo de sus obligaciones tributarias, tendría ese mismo trato de favor. ¿O es que este sólo se aplica a empresas indecentes y tramposas?

Ya es más que indignación. Todos a la calle. Mañana.


5 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Tomar la calle y gritarles cuatro frescas, que es lo menos que se merecen. Qué desfachated.

30 de abril de 2011, 22:07
Jose Luis Forneo dijo...

Como ya decia George Engel, uno de los martires de Chicago, en el video de la entrada anterior, no basta con tomar la calle un dia: hay que tomarla hasta que sea nuestra y ya nadie pueda tomarnos el pelo.

El unico camino hoy es el unico camino que ha existido siempre: la lucha.

Saludos

30 de abril de 2011, 23:19
RGAlmazán dijo...

Veo que hemos coincidido en el tema. Una vergüenza más de este gobierno que nos indigna a muchos y duerme a la mayoría.
Mañana es 1º de Mayo ¿Será un éxito la manifestación? ¡Ojalá!
Besos.

Salud y República

1 de mayo de 2011, 0:23
meg dijo...

Indignáos y salid a la calle. Y protestad por las decisiones gubernamentales a favor de los empresarios que cada vez lo tienen más fácil. Y el trabajador más difícil...

Gracias ciber.

1 de mayo de 2011, 13:45
Anónimo dijo...

No hace falta salir a la calle a gritar.
Solución a la amnistía: Declarad en la renta todo lo que os han pagado este año. Recoged pruebas.
Eso es lo que voy a hacer yo.

9 de mayo de 2011, 18:56
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB