World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Dolor nuclear

16 mar. 2011




Hace unas horas ya sabemos que el cuarto reactor de la central nuclear de Fukushima está también en llamas. Dentro 50 personas  luchan, exponiendo su propia vida, para que las radiaciones no salgan al exterior y no se aumente la gran tragedia que el pueblo japonés ya está padeciendo. 

Primero fue el terremoto. Después el tsunami. Ahora el desastre nuclear. El propio comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, ha descrito la situación de "apocalipsis", y ha afirmado que las autoridades locales prácticamente han perdido control de la situación en la central de Fukushima.

Los residentes en zonas cercanas, cada vez menos cercanas,  deben permanecer en casa para evitar las posibles radiaciones y las graves consecuencias que tendrían sobre la salud.

Las cifras de muertos y desparecidos crecen cada minuto, cada segundo. Cifras dolorosas. 3373 muertos. 8.181 desaparecidos. 26.000 rescatados. El número de fallecidos puede llegar a los 10.000.

Casi 80.000 edificios y viviendas fueron destruidos y más de medio millón de evacuados vive en unos 2.500 refugios temporales, muchos de los cuales no tienen agua potable o electricidad.

Las pérdidas económicas brutales. Se estiman en torno a los 90.000 millones de euros, aunque hay fuentes que lo elevan a los 133.000 millones de euros. Aproximadamente el 3% del PIB nipón.

Este inmenso desastre desata el debate mundial sobre energía nuclear.  Un poco tarde, no les parece?

Ningún plan que se sepa para las energías renovables: "Si hubieran hecho sus deberes en su momento,  si los billo­nes destinados a la energía nuclear se hubieran empleado en investi­gar y explotar fuentes reno­vables, es decir, la energía eó­lica, la solar y otras, estas energías hubieran cubierto a estas alturas las ne­cesida­des energéti­cas muy por encima de lo que abastece la atómica".

En España, tanto el Partido Popular como el Gobierno, evitan claramente significarse mucho sobre el tema y piden calma. "El debate de la seguridad es un debate que siempre está vigente en el caso de las centrales nucleares", ha dicho la vicepresidenta económica a la entrada de la reunión de ministros de Economía de la UE.

Insiste, la señora Salgado, que el debate sobre las centrales nucleares debe hacerse de forma "calmada", "seria" y "científica".

Me pregunto cuánta calma, seriedad y ciencia se necesita para afrontar de una vez por todas   un plan de desarrollo de energías renovables. Un plan "calmado, serio y científico".

21 imágenes que expresan una parte del drama.


10 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Pedir calma es fácil, cuando se está sentada cómodamente y se ven los toros desde la barrera. Si tuvieran un poco de empatía, se pondrían en lugar de todos los que están siendo desplazados y posiblemente tocados con partículas radiactivas salidas de esas centrales tan seguras y sobre cuya eficacia se pide un debate tranquilo, con calma y sin prisas. Y es que el tiempo lo cura todo, hasta que el olvido se apodere de la mayoría y sigan apoyando la energía nuclear.
Una calma muy, pero que muy, interesada.
Besos

Salud y República

16 de marzo de 2011, 11:07
Txema dijo...

Por supuesto estoy de acuerdo con lo que dices. Y me resulta especialmente repugnante como se pretende minimar el efecto terrible que tiene para los japonenes (o cualquier otro) este desastre.

Saludos y solidaridad con ese pueblo

16 de marzo de 2011, 11:17
Criticoneando dijo...

Y seguirán saliendo "cifras dolorosas" como tu las has definido.
Un abrazo

16 de marzo de 2011, 14:19
Dean dijo...

A la Merckel ya se le jodió su plan nuclear, espero que suceda así en muchos otros lugares.
Un saludo.

16 de marzo de 2011, 14:25
Juan Carlos López dijo...

Estos esbirros del capitalismo, ya se sabe: parece que se sienten por encima del bien y del mal.

Las palabras de la Salgado me recuerdan las que hace no mucho dijo el inefable Aznar sobre el calentamiento global: aquello de los cien o ciento cincuenta años.

16 de marzo de 2011, 15:05
Genín dijo...

Sabes que soy muy sensible a las tragedias, pero a esta, mas sicabe por tener a mi hija en Japón, aunque tengamos la gran suerte de que ella está perfectamente, pero sigo con la angustia por ese admirable pueblo y la espada de Damocles que pende sobre sus cabezas con el problema nuclear.
Ojalá el resto del mundo, nosotros los primeros, tomemos nota.
EN NUESTRO CASO QUE EL GOBIERNO, DE UNA PUÑETERA VEZ CONFECCIONE UN PLAN ENERGÉTICO, QUE YA ESTÁ BIEN!
Besitos y salud

16 de marzo de 2011, 17:27
Felipe dijo...

Ha sido necesario que suceda esta catástrofe para que se llegue a cuestionar el peligro de las centrales nucleares.

Querida amiga,es lo que tiene el capitalismo:que primero dispara y después pregunta.

Besos

16 de marzo de 2011, 17:52
mariajesusparadela dijo...

Tengo un blog en mi lista de blog llamado algo así como despertares, en el que hoy hablan de un coche japones que circula con agua. léelo, por favor y a ver si empezamos a levantar la voz contra tanta porquería de energía contaminante:http://teatrevesadespertar.wordpress.com/.

16 de marzo de 2011, 18:45
Cecilia Alameda Sol dijo...

¡Tanto desastre, tanto dolor, tanto miedo, tantas lágrimas! Terrible fue el terremoto y el tsunami, terrible fue el azote de la naturaleza, pero los elementos se apaciguaron y queda el peligro mayor, el que procede de edificios que han construido los seres humanos para ¿vivir mejor? ¿progresar más? ¿consumir más?

16 de marzo de 2011, 22:58
Dilaida dijo...

Será posible que el sufrimiento del pueblo japonés, al final sirva para que aprendamos la lección.
Bicos

16 de marzo de 2011, 23:02
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB