World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Hablando de otras cosas para no hablar de lo que querría

11 oct. 2010


 Como no quiero hablar de lo que tendría que hablar, que es del descalabro del PSOE, según las últimas encuestas de varios medios, entre ellos de Público, voy hablar de lo que quiero hablar como medida de distracción mental: del logro del sufragio de las mujeres españolas.

Pues sí. Tal día como hoy, o rondando esta fecha que no estoy segura, hace 79 años, conseguimos la aprobación del voto de la mujer, en una jornada histórica en que dos mujeres, Clara Campoamor y Victoria Kent se enfrentaron por posturas contrapuestas.

Estoy convencida que durante toda su vida, Victoria Kent lamentaría su posición. Posición en contra del voto femenino, al menos de aplazarlo de momento.  Su argumento fue el temor a que con el voto femenino, en una España en que la mujer era preferentemente "muy conservadora" y atada a la opinión de su marido, se diese un vuelco de gran conservadurismo en las Cortes. 

Error imponente desde el punto de vista de la liberación femenina. Enfrentada a esa postura estuvo Clara Campoamor que apostó por la mujer y el reconocimiento de todos sus derechos.

Hoy es en lo que he pensado para distrareme mientras veía con estupor que la política mejor valorada en nuestro país es la inefable Rosa Díez. 

¡Ay señor, señor, que tierra la nuestra!

18 comentarios:

Txema dijo...

Carmen la preocupación de Kent posiblemente estaría justificada en su tiempo.

Un España rural masivamente dominada por un clero ultramontano no era pecisamente un panorama alentador.

Pero, eso era igualmente válido para el voto de los hombres, como se demostró en varias ocasiones.

Y en cuanto a la Díez, mejor nos preparamos para su desembarco que puede ser muy peligroso.

saludos

11 de octubre de 2010, 8:54
macgo dijo...

Pues no te creas que me dejas muy tranquilo. ¿Rajoy y Rosa Díez? Vade retro, Satanás.

11 de octubre de 2010, 9:15
Marcos dijo...

¡Ay, Carmen, qué malos tiempos nos esperan si no cambiamos pronto!
A pesar de no estar de acuerdo con la acción final de Victoria Kent te puedo asegurar que acertó en el análisis. En 1933, primera vez que la mujer votó, confundida por la Iglesia, ganó mayoritariamente la derecha de este país. Pero también hay que decir que la culpa no fue suya, sino de los machistas históricos que no le permitieron estudiar porque "eso era de hombres".
Saludos progresistas de Madrid.

11 de octubre de 2010, 9:46
Dilaida dijo...

Rajoy, Rosa Díez,..., ¿no los hay más mediocres?
Un país que es capaz de vivir cara el televisor, que se despierta y se acuesta con los cuernos de Belen Esteban, no es raro que la Díez sea la más valorada Fijate que programas tienen más audiencia, hay que entretener al pueblo "panem et circenses".
Bicos

11 de octubre de 2010, 9:47
Txema dijo...

Caramba! eso de los cuernos no lo sabía. Jajaja.

saludos

11 de octubre de 2010, 10:08
El dinosaurio dijo...

¿Quién maneja mi barca, quién?
Que a la deriva me lleva, ¿quién?

Saludos musicales, y en el fondo, preocupados...

11 de octubre de 2010, 10:25
Antonio Rodriguez dijo...

Fue un importante hito en la lucha por la igualdad de la mujer y que, como tú, creo que Victoria Kent se equivoco.
Y con respecto a Rosa Diez, no entiendo que es lo que puede ver la ciudadanía en esa populista de derechas.
Salud República y Socialismo

11 de octubre de 2010, 11:12
Felipe dijo...

Muy cierto, corren malos tiempos.
Victoria Kent podría llevar razón, pero ante la razón política pesa más la razón de la dignidad.

Besos y buen día

11 de octubre de 2010, 11:56
RGAlmazán dijo...

Esta tipeja se ha servido de su notoriedad como alto cargo del PSOE, del terrorismo y del "serompeEspaña" para que la gente la valore alto.
Demagogia pura y dura.
En cuanto al voto, es posible que en esos tiempos se pudiera pensar lo que dijo Victoria Kent, pero por encima de cuestiones tácticas están las cuestiones de fondo como las que defendía Clara Campoamor son las que perduran.

Salud y República

11 de octubre de 2010, 12:38
Logan y Lory dijo...

¿Tenemos lo que nos merecemos? No, los ciudadanos no. Nos merecemos algo mejor, y mucha culpa del resultado de esas encuestas y de la subida de la paracaidista (le gusta el protagonismo y le da igual donde aterrice para conseguirlo) Rosa Díez la tiene el Psoe y su tropa que tienen a la peña cabreada y desencantada. Y ya se sabe que un español cabreado es un radical carente de sentido común y de memoria en las urnas. Ave Rajoy, ave Rosa..

Buen día

11 de octubre de 2010, 13:10
mateosantamarta dijo...

Hace pocos días terminé de leer un libro de Victoria Kent en el que narra los cuatro años de exilio en Francia.
Su posición en el terreno del sufragio universal, como la de Clara Campoamor, no respondía a convicciones personales sino a la oportunidad política.
Seguro que era más partidaria que Clara de la emancipación de la mujer y de la conquista de sus derechos cívicos.
Es probable que algunas de las opiniones de Rosa Díaz -que gozan de grán simpatia entre la gente trabajadora- no respondan -desgraciadamente- más que a oportunismo político.
Pero ante la mentira y la demagogia constante del partido mayoritario...y su falta de rumbo ...
Un saludo.

11 de octubre de 2010, 14:11
Dean dijo...

De los malos tiempo es cuando surgen los verdaderos cambios y los logros más importantes, como es el caso del voto femenino hace 80 años; esperemos que de todo esto algo bueno nos quede.
Un saludo.

11 de octubre de 2010, 15:06
pena dijo...

Es un hecho probado que no perdieron las izquierdas por el voto de las mujeres, sino por la mala política que desde el gobierno repúblicano se estaba llevando a cabo. La reforma agraria, reparar una injusticia històrica, el mal reparto de las tierras debido a una mala política de los distintos gobiernos durante el siglo XIX, durante la desamortización, no acababa de llegar. Casas Viejas el detonante de una represión brutal o la de una revolución abortada. Se voto en consecuencia, hombres y mujeres. La derecha iba unida, la izquierda , como no, desunidad, ganó la CEDA...bueno me paro. Respecto a la señora política, ando yo pensando que se decia que cuando una profesión se feminizaba se desprestigiaba, digo, las mujeres han llegado a la política cuando esta está ya corrupta, y com no saben hacder nada más que repetir el modelo masculino, de que nos vamos a extrañar? Igualdad para hacer lo mismo = a caca.
Saludos.
Saludos.

11 de octubre de 2010, 15:21
Logan y Lory dijo...

Mira Carmen, al hilo de tu entrada otra que hicimos nosotros hace un tiempo con algunas fotos y tal..
http://paraleloadn.blogspot.com/2008/11/elecciones-1933.html
Saluditos

11 de octubre de 2010, 18:28
Isabel Martínez Barquero dijo...

Este país nuestro es tremendo en eso de las mujeres. Suenan las que suenan, con nombres muy resonados (Rosa, Soraya, Esperanza...).
Luego, quizás dentro de muchos años, sonarán las que deban.
Qué país... Y me vienen a la memoria la jurista Concepción Arenal, la linguista María Moliner... y podría seguir.
A nivel calle, sigamos con Rosas, Sorayas, Esperanzas y Belenes Esteban. Qué lástima.
Un besazo.

11 de octubre de 2010, 19:01
Eastriver dijo...

Ciber, te he leído por primera vez en mi vida desde Facebook, aunque he venido aquí a comentar, porque creo que todavía no se importan los comentarios que hagamos desde allí.

Pues fíjate una cosa, y entiéndeme bien, pero yo puedo comprender a Victoria Kent. Tú sabes cómo era el pueblo femenino de la época, siempre metido en la capilla, escuchando a los curas negracos... era para temblar. Lo que ocurre que también entiendo que verlo desde nuestra sensibilidad actual es espantoso. Pero repito que verlo desde la óptica de los años 30, con lo asquerosamente politizados que fueron esos años (asquerosamente porque el fascismo asomaba tras cada ventana), verlo desde aquellos años me resulta mucho más comprensible. El caciquismo y el poder de la Iglesia fueron repulsivos en la España de la primera mitad de siglo pasado.

Lo de Rosa me parece espantoso. Esa mujer ha evolucionado desde posiciones presuntamente de izquierdas a un constitucionalismo rancio, centralista y maloliente. Con el lema de no al nacionalismo propone ella un nacionalismo centralista que, desde mi rincón, se ve directamente nauseabundo. ¿Mujeres válidas en la política actual? Mira, estamos tan desideologizados que ya no sé si hay nadie (hombre o mujer) que tenga la mitad del peso específico de aquellos hombres y mujeres luchadores de entonces. En el ámbito catalán me gusta bastante Joan Herrera, que lo veo como mínimo un tío íntegro. De Cayo digamos que casi no puedo opinar, porque como IU está proscrita y casi no sale por ningún lado, pues eso...

11 de octubre de 2010, 19:20
severino el sordo dijo...

Si estas dos levantaran la cabeza harian como yo matricularse en un curso en 10 lecciones ,de avestruz para aprender a esconder la cabeza viendo lo que se nos cae encima.
Lo del voto femenino ,lo primero es lo primero aun que se ande equivocado.
Besos.

11 de octubre de 2010, 23:16
periodistaenbabia dijo...

Lo de Rosa Díez sólo se explica desde el hartazgo absoluto de la gente con el PPSOE, el partido único. Por lo demás, no entiendo que IU no suba en las encuestas apenas.

Un saludo.

12 de octubre de 2010, 18:44
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB