World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

¿Qué hacemos en Afganistán?

6 ago. 2010



Esta mañana, muy temprano, he leído un artículo en el diario Público que, aún sabiendo ya de la situación, me ha producido un sentimiento de rebeldía profundo.

¿Que se ha hecho durante ocho años por las mujeres afganas? Pregunta que se hace el diario y pregunta que tantos nos hacemos. La cierta realidad es que poco o muy poco. Quizás e incluso se ha empeorado su situación.

Después de ocho años de inicio de la gerra, los talibanes han ido recuperando espacio para mantener en indefensión a las mujeres afganas. Es la moneda de cambio que el indecente presidente Karzai utiliza para dialogar con los talibanes. Moneda de cambio conocida y consentida por los aliados. No se nos olvide que entre ellos está España. Eso sí, según el discurso oficial participamos en "acciones de paz".

Estos días se ha desatado una fuerte polémica en EEUU a causa de la portada de Time: una fotografía de Aisha, mujer mutilada, con un subtítulo: ¿Qué pasa si nos vamos de Afganistán? Parece que con esta portada se está justificando la presencia en Afganistán, no?

La historia de la joven Aisha es una más de las que ocurren a diario en ese bárbaro país. Mutilada sin nariz y orejas al intentar huir de su marido, un caudillo talibán, al que había sido entregada con 12 años, de acuerdo con una costumbre tribal por la que se entregan a mujeres para arreglar conflictos entre clanes. Su marido la encontró y la mutiló al haber sido deshonrado por ella, según la tradición pastún.

Terrible. Brutal. Indecente.

El diario británico Guardian publica así mismo un artículo titulado "Burkas y bikinis" de la profesora de la universidad de Cambridge, Pryamvada Gopal, en la que denuncia que invocar la causa de la mujer para mantener la ocupación es una treta cínica. Máxime cuando en los documentos de Wikileaks se ha revelado que la CIA aconsejó usar la situación de la mujer en Afganistán como punto de presión emotiva para apoyar la continuación de la guerra.

Aquí pueden leer el artículo completo.

Estoy asqueada, rabiosa al ver como el presidente Karzai, insisto, apoyado por los aliados, negocia con los talibanes y apoya leyes brutales y sanguinarias contra las mujeres.

¿Qué podríamos hacer nosotros los ciudadanos del mundo contra tanta ofensa y quiebra de los derechos humanos más básicos?

15 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Irnos, gritar e irnos.

6 de agosto de 2010, 9:04
AROBOS dijo...

Nos sentimos impotentes ante esa situación. Da igual quedarse allí con nuestras tropas que dejarlos a su suerte. O nos quedamos y de verdad se hace justicia y se impulsa una sociedad más humana, o mejor irse.

6 de agosto de 2010, 9:10
Marcos dijo...

Coincido con Arobos. Si nos quedamos es para hacer algo por los Derechos Humanos, no para seguirle la corriente a los que nada pretenden cambiar.

6 de agosto de 2010, 9:16
RGAlmazán dijo...

Ni tan siquiera ese objetivo se ha conseguido. Las mujeres siguen siendo objetos en Afganistán, con los talibanes, con Karzai y con tropas extranjeras. Da igual.
Una razón más para no permanecer allí. Si la igualdad de la mujer se hubiera conseguido, al menos habría una razón. No hay ninguna, además se ha reconocido, como pasó en Vietnam que esa guerra no se puede ganar. Entonces: ¿Qué puñetas hacemos en Afganistán?
Respuesta: Servir a USA.

Salud y República

6 de agosto de 2010, 9:35
Dilaida dijo...

Creo sinceramente que no va a servir de nada que las tropas sigan allí, no son tropas de ocupación las que van a solucionar los problemas que tienen la mujeres afganas, tampoco sé como se puede solucionar.Estoy convencida que con las tropas no funcionará y si permanecen allí sólo será la disculpa para estar ocupando el país.
Bicos

6 de agosto de 2010, 9:37
Ataúlfa Braun dijo...

Una cosa es obvia, si se está en Afganistán es porque se petenece a la OTAN. Así es y punto. La única manera de irse es no perteneciendo a tal organización, cuya votación se celebró hace ya algunos años.
El tema de las mujeres...es denostable, totalmente, una excusa más: ¿acaso hay que creerse que están allí para defenderlas? Pues no, ya sabemos de qué tipo de guerra se trata, o no, porque ya dura demasiado.

Un abrazo

6 de agosto de 2010, 9:57
Felipe dijo...

Querida Carmen

El ver la portada de Times me ha hecho sentir una gran impotencia y una gran rabia.

Cómo es posible que en pleno siglo XXI se siga denigrando física y mentalmente a la mujer de esta forma?

Por qué se está apoyando al corrupto Karzai,aliado de los señores de la guerra?

Qué pintan las tropas desplegadas allí si ni siquiera se ofrece la más mínima seguridad a la mujeres?

Rabía e impotencia es lo que cualquier ser humano pueda sentir ante tanta canallada.

Besos

6 de agosto de 2010, 11:27
Eastriver dijo...

Imposible esconder la cabeza bajo el ala siendo seguidor de tu blog, amiga. Con lo cómodo que resulta, cachisss.... Porque es tanto lo que ocurre, y me siento tan diminuto, que a veces entiendo esa humana tendencia a no mirar, como lo que te dije en tu reciente entrada ecológica. Es como una amiga, que se resistía a ponerse el aire acondicionado, por lo que decían del clima. Al final, asada por el calor, sucumbió. Y me escribió un mail en que me dijo: mira, si se acaba el mundo al menos me encontrará bien fresquita.

Es un poco eso, la imposibilidad, el sentirse diminuto porque resulta que el tamaño de la indignación es descomunal, gigantesco, tan grande como nuestra rabia cuando miramos, y en cambio nuestras fuerzas son diminutas. No, no voy a resistirme, no voy a mirar hacia otro lado, pero qué bien viven quienes no se preocupan, quienes no piensan, quienes no sienten. A veces siento envidia. Pero uno es como es, y trata de no olvidar cuatro cosas esenciales. La primera: para que las cosas cambien se necesita sobre todo la generadora y creativa rabia colectiva. Pues en ello estamos, tan rabiosos como tú, querida amiga.

6 de agosto de 2010, 16:18
Neogeminis dijo...

Coincido en que el argumento de ocupar y aún permanecer en Afganistán preservando los derechos de la población (haciendo alusión en forma especial a la situación de postergación de las mujeres) ha sido y es hoy sólo una coartada, una excusa que oculta los reales intereses (económicos y estratégicos)que los países de la OTAN y EEUU tienen en suelo afgano.
A nadie más que a las mujeres les preocupa la situación de postergación,abuso y maltrato a las que son sometidas niñas y mujeres. Si realmente les preocupara sus derechos, la comunidad internacional presionaría eficazmente para evitar esos escándalos, esas situaciones de esclavitud y matrimonios forzados...
No sé si es mejor que las tropas se retiren de Afganistán, lo que sí sé es que en esos ocho años de ocupación deberían haberse visto contundentes resultados en pro de los derechos de las mujeres, y no ha sido así.

Saludos!

6 de agosto de 2010, 18:50
José R. González dijo...

Esta portada me ha recordado a la exposición de FotoPres que vi en Madrid hace unos meses, con retratos desgraciadamente similares. Con barbaridades así te das cuenta de las diferencias que existen entre lo que avanzamos unos y lo que retroceden otros.

6 de agosto de 2010, 22:22
José R. González dijo...

Por cierto te cité hace unos días, no sé si lo llegaste a ver. Un abrazo

6 de agosto de 2010, 22:22
Antonio Rodriguez dijo...

Los talibanes son una panda de hijos de puta que el mejor merece estar muerto.
Yo continuo con mi contradicción porque por un lado pienso que no se puede estar allí si no es para hacer de Afganistán un lugar donde ser respeten los derechos humanos, pero por otro pienso que si la situación de las mujeres afganas es mala con la presencia de las tropas internacionales, me aterra pensar como puede ser si estos se van de allí.
Un beso y que pases un buen fin de semana.
Salud, República y Socialismo

6 de agosto de 2010, 22:33
nexus. dijo...

La verdad es que no se que pensar. quizas nunca debimos acudir a la llamada de la guerra de los norteamericanos, pero desde luego irnos y mirar hacia otro lado simplemente no creo que sea la solución.
Las mujeres en algunos paises del mundo estan en peores condiciones de vida que los animales domesticos de esos mismos paises, pero es nuestra responsabilkidad hacer algo, lo que sea, denunciarlo ya no basta, es preciso presionar a nuestros gobiernos de alguna manera para que opongan institicionalmente nuestra opinión contraria a las políticas discriminatorias.
Es un tema muy complejo, porque la situación en la zona es mas compleja aún, gracias a la nefasta política exterior norteamericana de los últimmos 50 años y sigue...
Carmen, desde luego aterrador post, un saludo.
Salud y República!!
Nexus.

6 de agosto de 2010, 23:17
Aída Holguín dijo...

En primer lugar te envío un cordial saludo desde Chihuahua, Chih. México.
He estado visitando los blogs que participan en la categoría "Actualidad" de los "Premios 20 blogs". Deseo mucha suerte y muchos votos para tu blog y aprovecho para invitarte a visitar mi blog que fue creado con la intención de publicar mis artículos de opinión que muchas veces son censurados por el gobierno.
Tristemente Chihuahua se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del mundo por la ola de violencia generada por el crimen organizado; el periodismo se ha convertido en uno de los oficios más peligrosos; pero mi lema es: prefiero morir hablando, que callada.
Te invito a que conozcas mi blog y si es de tu agrado me des tu voto. http://lablogoteca.20minutos.es/laecita-blog-mi-derecho-a-la-libre-expresion-18859/

7 de agosto de 2010, 4:50
eko dijo...

Nos acabamos por creer todo lo que nos dicen, somos a veces tan ingenuos, que no me extraña que el mundo esté como esta. Las guerras no se hace para liberar pueblos oprimidos, ni pobres mujeres machacadas por la violencia machista, más cuando hemos sido incapaces de borrarlas de nuestra propia sociedad. Se hace por dinero y por poder, lo demás son tonterías.

España allí no pinta nada, salvo seguir el juego a los Estados Unidos y los aliados.

Saludos

11 de agosto de 2010, 11:33
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB