World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Negritud, que viene de oscuridad

13 jul. 2010



A veces me planteo los para qués. ¿Les ha pasado alguna vez? Sí. Supongo que sí. Supongo que es parte del juego. Del juego de la vida.

Esta tarde planteábame yo el para qué de un blog. O mejor dicho, el para qué de mi blog. El para qué de mi vida como bloguera. Los paraqués. Los eternos paraqués.

Comencé por el placer de escribir, lo cual siempre me gustó. Pero siendo sincera, el placer de ser leída supera al anterior, sin duda alguna. Sin embargo llevo días con sensación extraña. En que la entrada diaria me supone un reto: encontrar un tema, darle un enfoque personal, un tema que a su vez pueda servir de discusión y de acicate para la comunicación bloguera.

Todo ello, ahora me supone un esfuerzo. ¿Será quizás por el exceso de grados, me refiero a los grados centígrados? ¿Será porque me dejo llevar por la actualidad en demasía y esos temas, que ya los tratan los medios de comunicación profusamente, en cualquiera de sus soportes, pienso que ya no interesan? O sencilla y llanamente, ¿será porque pienso que no aporto nada al respecto?

Quizás la causa sea la acumulación, el ruido, la presión. En definitiva, siempre el exceso.

No interpreten esta entrada como una necesidad para que "me digan cosas bonitas". Aunque éstas siempre son muy bien recibidas, hoy tan sólo intento aclarar mi espíritu. Averiguar por qué empecé y para qué sirve mi vida blogosférica.

Quizás esta especie de negritud, mañana se convierta en un auténtico arco iris lleno y repleto de colores y de luces. Perdonen este paréntesis de oscuridad. La ventaja es que siempre sale la luz. Quiérase o no. Por ello, prometo mañana volver al optimismo. Soy mujer de palabra. Lo conseguiré.

Para que no me tachen de egoista y consideren esta entrada stan sólo como un desahogo personal y que nada aporto, les dejo esta maravillosa pieza de Max Bruch: "Kol Nidrei", interpretada al cello por Jacqueline du Pré.



Es una belleza. ¡Disfrútenla, por favor!

12 comentarios:

macgo dijo...

Por supuesto, Carmen, que volverás como el arco iris que publiqué el otro día: bello, sencillo, lleno de vida, optimista, señalando el final de la tormenta.. Y si se necesita un descanso, pues se descansa.

13 de julio de 2010, 19:47
Felipe dijo...

Te parece poco el poder leerte todos los días sabiendo que lo que dices está escrito con todo tu corazón?

Te parece poco ver en el blogroll Ciberculturalia e ir corriendo para ver de lo que escribe y opina hoy Carmen?

Te parece poco no caer en la indiferencia ante los demás,se esté o no de acuerdo contigo?

Te parece poco disfrutar con esos preciosos cortos que nos dejas los fines de semana?

Te parece poco ser mi primera seguidora y los ánimos que me dabas cuando no tenía ni pajolera idea de este mundo?

Te parece poco estar enganchado todos los días a tu pensamiento y a tu conciencia ciudadana?

Te parece poco luchar a diario por un mundo más justo y más igual?

Te parece poco que todos los días te deje un beso y te desee buen día?

Sigue siendo poco?

13 de julio de 2010, 20:05
mariajesusparadela dijo...

Incluso en ese momento de "negritud" eres para mi un arco iris.
No es verdad que no aportes nada. Por ti me entero yo de la marcha del mundo. Son tus ojos los que me llevan hacia la luz.
Incluso cuando no hablas me haces pensar.
(Siempre hemos tenido un pulpo en la bandera, con los tentáculos de la apropiación indebida).

13 de julio de 2010, 20:08
Lakacerola dijo...

Como dice Felipe no eres indiferente a los demás, estemos o no de acuerdo en todo.
Un placer leerte como siempre.
Un abrazo.

13 de julio de 2010, 21:10
Moral y Política dijo...

Supongo que todos nos hacemos la misma pregunta.

Yo escribo porque necesito expresar lo que voy sintiendo día tras día. Hay veces que no encuentro nada de que escribir. Paso del decálogo del bloguero que dice que cada día hay que poner algo aunque sea una tontería.

Debe ser "la calor" seguro que es eso, de todos modos esc ribir cada día de política como me ocurre a mi es algo difícil, al menos para mi lo es.

Llegará Septiembre, cosa que no deseo, y volveremos, sin duda, a la rutina.

saludos,

13 de julio de 2010, 21:26
Dña. Urraca dijo...

A mi los paraques o los porques, o me traen al fresco o me repatean.
Me la traen al fresco porque decidí no planteármelos, y me repatean cuando me los plantean otros (entiéndeme no tú, cuando viene alguien y te dice ¿y para qué haces esto?) ¿Es que todo en esta vida tiene que tener sentido o servir para algo? ¿es más útil un lápiz con el que escribir que el peluche que tienes en una esquina de tu cuarto que solo sirve para coger polvo?. El lápiz es útil, pero el peluche me hace sentir bien, y esa es la cuestión, que uno hace o no hace algo porque le hace sentir bien, porque si, porque quiero y ademas me da la gana.
Hay demasiadas cosas que hacemos en la vida por obligación, y no viene al caso plantearnos el porque o paraque lo hacemos, asi que si a lo que nos vemos obligados a hacer no tiene sentido plantearse paraques, ¿porque me lo tengo que plantear en lo que me hace porque me apetece y me hace sentir bien?.
El negro es la suma de todos los colores, de todas las posibilidades del mundo, no es un fin es un principio. Así que haz o no hagas lo que quieras por un único motivo TE DA LA GANA.
Saludos.

13 de julio de 2010, 21:46
Jordi Pascual Morant dijo...

Carmen,

considero necesario esas preguntas, creo que todos nos las hacemos en ciertos momentos, no somos mejores ni peores por hacérnoslas, simplemente esas preguntas son humanas. La diferencia está en lo que hacemos o como nos respondemos a esas preguntas. Me parece que tú respondes con fuerte personalidad y originalidad, o al menos eso veo en tu blog. Es diferente a la mayoría y me sabría mal no verte. Aportas madurez, saber hacer, inteligencia, buena y sincera reflexión.

Hace tres días que escogí un vídeo de la biblioteca, y es la segunda vez que lo veo, “Jacqueline du Pré in portrait”. Mujer privilegiada y al mismo tiempo torturada por la providencia. Nos dejó un gran legado, su interpretación del concierto para violonchelo de Elgar. Suficiente para dar sentido a su vida. La versión de la obra que nos propones, “Kol Nidrei”, la he escuchado en versión de Pau Casals y la prefiero.

En definitiva, quedan los actos originales y personalizados, las preguntas siempre son las mismas.

Gracias por tu originalidad. Un abrazo

13 de julio de 2010, 23:21
buda dijo...

Esas preguntas que tú te haces,yo tambien me las hago a menudo,el hecho de tener un blog,no se, es por algo que nos esta pasando,tú misma me dijiste en una de mis entradas que aquí se aprende,se hacen amigos,se sonríe,se emociona,todo,como la vida misma y el poco tiempo que llevo en esto de la blogosfera me ha enseñado todo eso
y es lo que me da fuerza para continuar y conocer buenas personas como tú y aprender de todos vosotros.Ya veras como mañana,ves las cosas de otro color.
Un besico muy fuerte

14 de julio de 2010, 0:40
Caruano dijo...

A mí me gustas mucho. Pero mucho.

14 de julio de 2010, 0:46
Eastriver dijo...

Maravillosa, maravillosa pieza... Por otro lado, evitaré adularte porque me sería demasiado fácil. Te diré sólo que te comprendo, porque también me ha ocurrido en ocasiones. ¿Qué sentido tiene todo esto? Pienso que sí tiene sentido. En el fondo, la política de poltrona nos interesa poquísimo. La política alta, cívica, nos interesa más. Y esa depende de todos, de todos. Recuerdo que cuando era pequeño, en esa edad en que todo te sorprende porque comprendes poco, había muchísimas cosas que no entendía. Por ejemplo, ¿cómo eran capaces de ver los mayores si alguien tenía ojeras? ¿Cómo eran las ojeras? Recuerdo eso mucho. Y también otras cosas. Una vez le pregunté a mi padre: ¿cuánta gente es masa? ¿Diez personas es masa? ¿Mil personas son masa?. El pobre hombre... Y finalmente, otro recuerdo del mismo tipo: lo que más me sorprendía era la expresión "tejido social". Oía que mi padre y los vecinos mantenían convencidos que lo que faltaba en este país era un "tejido social".

Bueno, hoy que sé un poco más creo que mi padre y sus amigos tenían razón. Para cambiar las cosas se necesita un tejido social articulado. Y los blogs, algunos, los importantes, tenéis un claro papel en ello. Nada, una coma diminuta si tu quieres. Pero hasta esa coma es fundamental.

Luego está otra cosa: ¿y lo que nos divertimos? ¿Y la gente que conocemos? ¿Y lo bonito que resulta cuando lees algo en un blog amigo, algo que decides incorporar a tu propia forma de ver las cosas? Un beso.

14 de julio de 2010, 0:55
RGAlmazán dijo...

Sabes Carmen que yo espero tu entrada todos los días. Tu visión de la actualidad es diferente y siempre encuentro algo nuevo.
Sin embargo, te entiendo. Debes ser tú la que tomes la decisión que creas necesaria: seguir igual, bajar el ritmo, descansar un tiempo. Si escribir todos los días te estresa o no encuentras el placer de antes, procura, buscar la solución.
Reflexiona y decide lo que te haga más feliz. Nada de obligaciones suplementarias.
Un beso fuerte.

Salud y República

14 de julio de 2010, 7:01
Cosechadel66.es dijo...

Yo creo que lo que te ocurre nos pasa a todos de vez en cuando.Y además, que está bien que nos pase, que nos planteemos de vez en cuando las cosas y las retomemos bajo un punto de vista más fresco y renovado. No somos lineales ni autómatas.

Ánimo

Carpe Diem

15 de julio de 2010, 10:51
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB