World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Cuán frágil es la memoria

29 jul. 2010



Un buen amigo mío, canario para más dato, y que viene con frecuencia a Madrid, advirtióme ya en días pasados, la respuesta mediática que se produciría si el Parlamento catalán aprobaba la prohibición de las corridas de toros en su territorio.

Ellos, los canarios, lo consiguieron en 1991 y por aquel entonces no se recuerda ninguna movida de la "caverna mediática y asociados" a cuenta de dicha prohibición.

Ahora resulta que los catalanes afrentan al mayor signo de españolidad. Es decir, al toro ensangrentado, a tendidos como el número 7 de la plaza de las Ventas de Madrid, donde energúmenos chillan, y vuelven a chillar, para que el torero se acerque más y más al sentenciado animal y se derrame en el albero sangre en abundancia.

Al parecer el asunto no es un asunto animalista, no se trata de la evolución de una sociedad que poco a poco va sustituyendo sus bárbaras costumbres, sabiendo como sabemos que queda un larguísimo camino por recorrer.

No. En este caso el tema es un problema identitario. Los catalanes quieren borrar cualquier signo de españolidad, cualquier signo de nuestra identidad cultural. Como dice el ínclito Mayor Oreja: "es una ofensa nacional". Al parecer nuestra identidad está en la sangre y el toro.

Toma ya!

Yo pensaba, ilusa de mí, que nuestra españolidad, nuestra identidad, tendría que ver con nuestra diversidad paisajista, con nuestra diversidad lingüística, con nuestra amplia riqueza gastronómica... tendría que ver con un Guernika, con un Pau Casals, con un Enrique Morente, con un Goya y un Velazquez, con un Miguel o una Rosalía... con nuestras pinacotecas, con nuestros museos... en definitiva con nuestro riquísimo patrimonio... con tanto, tanto y tanto....

Ay! dioses del olimpo, que país este el nuestro que situamos siempre los avances en la confrontación y en la división.

17 comentarios:

macgo dijo...

Comnetario hecho por mí en un debate en Faceebok y que viene al caso:
"Has abierto la caja de Pandora. La que se ha liado. Yo soy antitaurino y no por ello anticatalán. No tienen sentido un espectáculo cuyo fin es el sacrificio de un animal y no me vengáis con historias de que si el torero corre peligro, de q...ue si es una tradición española... Lo que pasa es que las cosas se han planteado mal desde el principio. Si este debate se hubiera llevado a cabo a nivel nacional no hubiéramos llegado a estos extremos pero los nacionalistas españoles (asquerosos nacionalismos sean de donde sean) lo ven como un intento más de lograr la independencia de Cataluña. Ahora nos encontramos con un serio problema: ¿No somos todos los españoles iguales ante la ley? ¿No tenemos todos derecho a la educación, la sanidad, las prestaciones sociales,...? ¿Y por qué no a los toros?
Espero no haber insultado a nadie porque tal y como está el patio..."

29 de julio de 2010, 8:27
Dilaida dijo...

Si ser español es estar de acuerdo con una "fiesta" como esa, a mi no me importaría dejar de serlo ahora mismo.
Bicos

29 de julio de 2010, 8:46
RGAlmazán dijo...

Son, entre otra cosa, anticatalanes. Incluidos los que han nacido en Cataluña. Estos peperos son capaces de cualquier cosa, de las contradicciones más clamorosas si eso denosta a los nacionalistas perifécios con su españolismo trasnochado. Les da igual mentir, cambiar de posición, sólo buscan ir contra ZP y los otros nacionalismos.

Salud y República

29 de julio de 2010, 9:08
Xavier B. Fernández dijo...

Repasando los argumentos de taurinos y antitaurinos en torno a esta prohibición, salta a la vista que sólo los taurinos lo han manifestado como un problema identitario: los antitaurinos catalanes, incluso los nacionalistas radicales, lo han desligado del tema identitario y lo han presentado como un problema ético.
Supongo que los taurinos se han enrocado en el argumento identitario porque es el único que no canta como una almeja. Porque, ¿defender los toros en nombre de la libertad individual? lo mismo podríamos defender el derecho individual a apalear perros por diversión, o a quemar pinos. Es exactamente el mismo caso.

29 de julio de 2010, 9:59
Txema dijo...

Si, estoy muy de acuerdo con vuestros argumentos: es el españolismo (ese nacionalismo que no existe) en su versión más zafia.

Pero a mí no me sorprende, me apena.

buen día

29 de julio de 2010, 11:04
Marcos dijo...

Yo creo que los medios de comunicación, una vez más, están manipulando la información y con ello a la sociedad, con un mensaje populista y falso contra Cataluña y los antitaurinos.
¿Hasta cuándo va a resistir la democracia a estos mass media?
Saludos y muy buen día.

29 de julio de 2010, 11:14
Antonio Rodriguez dijo...

Son simplemente una panda de sinvergüenzas, terroristas de la política.
Salud, República y Socialismo

29 de julio de 2010, 11:56
Genín dijo...

Es curioso, la prohibición en Canarias vino de manos del PP, lo que son las cosas...
Aquí a muchos les importa un rábano los toros ni leches, van con eso de "A rio revuelto ganancia de pescadores"
Que penita y que doló...
A mi me da un tufillo rancio, como de antes del 36, presiento que vienen malos tiempos, si es que no están aquí ya...
Salud

29 de julio de 2010, 14:27
mariajesusparadela dijo...

Al señor Mayor, para que sepa lo que sufre el toro, que le den un par de banderillazos y, al que se las ponga, que le concedan su Oreja y, ya puestos, el rabo.

29 de julio de 2010, 16:54
Felipe dijo...

No tienen ningún tipo de escrúpulo político y personal.

Todo les vale con el fin de adueñarse,de nuevo,del cortijo si es que alguna vez lo perdieron

Besos

29 de julio de 2010, 17:08
Alfonso Vázquez dijo...

Se prohíben las corridas, no los correbous, y dime tú cuál de las dos es más salvaje. Algunas de las variedades vigentes, y que no van a ser prohibidas

El toro de fuego o toro embolado (embolat, en Catalunya): Se inmoviliza al toro atándolo por los cuernos y sujetándolo por las patas y el rabo. Se le ponen unas antorchas o bolas de material inflamable en los cuernos untados con alquitrán y se les prende fuego. Luego se suelta al animal en una plaza o por las calles. Aterrorizado al ver su cabeza envuelta en fuego, el toro muge desesperadamente, babea y da cabezazos intentando deshacerse de las antorchas y bolas, de las que cae líquido candente y brasas que queman los ojos, el morro y el cuerpo del animal. Esta tradición se celebra en varias localidades de Tarragona, como Amposta. En ocasiones se colocan fuegos artificiales en los cuernos.

El toro ensogado (capllaçat, en Catalunya): Se atan unas cuerdas a los cuernos del animal que son violentamente arrastrados por las calles llenas de gente. Las cepas del cuerno sufren graves traumatismos y los músculos del cuello, profundos desgarros. Se celebra en municipios tarraconenses como en Cases d’Alcanar.

Toros al mar: Los animales son perseguidos y acorralados hasta que resbalan y caen al mar o se tiran desesperados a causa de la persecución desde el muelle. En algunas ocasiones el animal muere ahogado. Esto se hace en diversas localidades de Tarragona.

Los encierros: Los toros, vacas o vaquillas recorren las calles recibiendo golpes de los participantes con palos o varas, hasta que terminan en una plaza donde los animales son capeados o toreados. Las heridas y fracturas son múltiples al golpearse contra los objetos en su camino o al resbalar en el asfalto. A veces el toro muere de agotamiento o ataques al corazón debido al estrés y al sobreesfuerzo. Se celebra en diversas poblaciones de Tarragona.

29 de julio de 2010, 17:32
eko dijo...

De todo el follón que se ha montado por la prohibición, el que menos interesa es el toro y el problema ético. Como siempre está la cuestión de las identidades. Cuando alguien se preocupa tanto por esas cosas es porque no las tiene muy claras.

Prohibamos ahora los mataderos de animales, los zoos y todo lo que implique dolor para los animales. Prohibamos hasta opinar, porque eso nos lleva a discrepar y dañar con nuestras opiniones la identidad española o catalana.

Tú lo has dicho muy bien, cuando se prohibió en Canarias no se monto todo este lío y ahora que lo hacen los catalanes parece que España se hunda. Al final va a resultar que Cataluña es más España que el resto del país.

Saludos

29 de julio de 2010, 18:02
pena dijo...

Estoy con Alfonso. Los catalanes tan ancestrales como el que más, los correbous son exactamente lo mismo. una animalada, y los correbous, no se tocan son una seña de identidad catalana, o de que son una nació, o sea que en todos los sitos cuecen habas. Cardona otro ejemplo.
Pero la aprobación aunque simbólica y con fecha posible de caducidad es una buena noticia. No la actitud del molt honorable, la pela, debe de pensar de los empresarios es su pela y hay que defenderla. Saludos.

29 de julio de 2010, 18:36
severino el sordo dijo...

Lo malo de esto es el manejo del tema que se hace,unos para su independentismo y otros para su arcaico nacionalismo,las corridas se acabaran porque su tiempo llega a su fin,lo demas cuentos nacionales o catalanes,si estos ultimos han decidido acabar con ellas ya es su decision y a otra cosa,saludos.

29 de julio de 2010, 19:21
Ciberculturalia dijo...

A todos: es un tema que en su contenido esencial creo que estamos de acuerdo: estar en contra de la barbarie contra los animales.
Hablamos del toro. Pero es cierto, muy cierto, la utilizacino partidista de este asunto. Decía eko en su blog que lo ideal sería no necesitar prohibiciones y no le falta razón. Sin embargo nuestra sociedad se mueve, quizás lamentablemente, a partir de una normativa.

Los casos que señala Alfonso son también rechazables y si no los han considerado porque los juzgan identitarios de la cultura catalana, les aplico idéntica crítica que a los que pretenden equiparar las corridas de toros a una fiesta nacional que nos identifica culturalmente.

Es un tema interesante, mucho y a pesar de las incoherencias, que son muchas, creo que algo se avanza, al menos ya es un tema de discusión.
Gracias a todos por vuestros comentarios. Besos colectivos

29 de julio de 2010, 19:23
Neogeminis dijo...

A veces la ironía es la mejor respuesta para los argumentos irracionales de quienes buscan convencer de lo que ni ellos mismos creen!

Un abrazo.

29 de julio de 2010, 19:34
nexus. dijo...

Lo triste es que algo positivo, con su utilización política por parte de las fuerzas mayoitarias, se está convirtiendo en otro motivo de discordia.
Hay quién hace de la crispación su bandera y utiliza de manera torticera y ruin hasta lo que obviamente es una situación positiva.
Un beso.
Salud y República!!
Nexus.

30 de julio de 2010, 1:51
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB