World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

India y sus viudas

17 de ago. de 2009


Ayer, paseándome relajadamente por las noticias domingueras encontré un reportaje en el que trataban el tema de las "viudas de Vrindaban, India".

Cuando estuve en India tuve la suerte de contar con un guía excepcional, español, pero que conocía en profundidad la sociedad y cultura India por haber vivido allí varios años. Un estudioso que de vez en cuando colaboraba como guía turística no al uso. De mi viaje por esas tierras, quizás es a él a quién más recuerdo por lo que me enseñó. Porque me abrió los ojos para percibir una India más real, más auténtica.

Uno de los aspectos que más me impactó, y el reportaje mencionado me lo ha recordado, es la situación, aún completamente vigente, de las mujeres viudas en India.

India actualmente es una de las economías que ha experimentado un mayor crecimiento económico en el mundo durante los últimos años e incluso la crisis financiera mundial, segun el Real Instituto Elcano, no ha incidido con la misma severidad que en otros países asiáticos.

Sin embargo lamentablemente la evolución social y cultural no sigue la misma trayectoria. Hay aspectos en los que la evolución es ínfima, como en el tema de castas y en la situación de las mujeres.

Aunque la legislación actual en India prohibe taxativamente prácticas discriminatorias, en muchas zonas de India estas normas no se cumplen porque pueden más las costumbres ancestrales. Hay que tener en cuenta que de los 1.100 millones de habitantes (aprox.), un 70% vive en zonas rurales.

Un dato estremecedor que muestra el no cumplimiento de la legislación vigente es que aún todavía, en el año 1999, se quemó viva a una mujer en la pira funeraria de su marido, dato extraido de UNIFEM (Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer).

Según la cultura hindú, las viudas son un mal augurio y una maldición. Según el Código de Manu, una de las escrituras sagradas más antiguas: "una mujer no será nunca independiente, una viuda debe sufrir mucha antes de morir, debe ser pura en cuerpo, pensamiento y alma".

En la cultura patriacal hinduista, según la tradición, mantenida aún en gran parte de India, una viuda no existe, vestirá de blanco por el resto de sus días, envuelta en una pieza de tela sin coser, con la cabeza rapada, llevará la marca de la ceniza en su frente, le arracarán los ornamentos, le despojaran de todas las posesiones y estatus social, comerá una sola vez al día. Será una sombra, repudiada por su propia familia. Su culpa: haber sobrevivido a su marido.

En India hay más de 30 millones de viudas, con un porcentaje elevado de viudas jóvenes dada la costumbre de casar a niñas con hombres mayores. Los datos son escalofriantes: cerca del 8% de menores indias, entre los 10 y 14 años, están casada; este porcentaje aumenta al 50% entre los 15 y los 19 años.

A unos 200 kilómetros de Delhi se halla la ciudad sagrada de Vrindaban, sagrada por ser la ciudad donde el dios Krishna pasó su infancia. Ahora se le conoce como la "Ciudad de las viudas". Allí existen miles de templos dedicados a Krishna, donde las viudas cantan a cambio de una rupia al día. Una rupia al cambio de hoy equivale a 0.01457 euros.

Van a esta ciudad sagrada cuando se quedan viudas (hay más de 15.000) y sus hijos o sus familias las abandonan a su suerte. Al menos en esta ciudad, en condiciones de extrema pobreza pueden cantar en los ashram y recibir alguna limosna.

El gobierno de India concede a cada viuda una cantidad anual, entorno a 1.500 rupias, pero el 95% de ellas, muchas analfabetas, no conocen sus derechos y ni siquiera lo cobran. También según la actual normativa, las viudas tienen sus derechos sobre las posesiones de sus maridos, pero incluso las pocas que conocen sus derechos no se atreven a reclamarlo ya que la tradición es fortísima e inamovible.


La situación de las jóvenes viudas fue retratada magistrálmente por la directora Deepa Metha en la película Agua. Yo la ví el año pasado. La recomiendo encarecidamente. Es espléndida sin lugar a dudas. La historia transcurre en 1938 en la India colonial. La niña protagonista es desposada con 8 años, con un hombre moribundo que fallece la misma noche de su boda. A esa niña la preparan para su destino que es honrar de por vida al difunto en un ashram. Este ashram es una tapadera de prostitución infantil.

La directora comenzó a rodar la película en Benarés, en el año 2000 pero fue tal presión la del fundamentalismo hindú que tuvo que suspender el rodaje. Al final tuvo que irse a rodar a Sri Lanka. Terminó la película en el año 2005. Lo que narra no es ninguna ficción. Es un film denuncia. Forma parte de una trilogía de la misma directora: Tierra y Fuego.

Les dejo un avance de la película. Ojalá puedan verla. No se arrepentirán. A mi me pareció extraordinaria.


22 comentarios:

Dean dijo...

Absolutamente sin palabras, he leído y releído esta maravillosa entrada y me quedo anonadado, no conocía nada de esto. Lo describes de una manera tan real, tan vivida que tocas lo más profundo de mi ser. Lo único que sabía es que las casaban muy jóvenes, pero nada de las viudas, con el destino que les espera, prácticamente es mejor irse con del difunto.
Veré la película, aunque se que será un golpe fuerte.
Un saludo.

17 de agosto de 2009, 5:35
pena dijo...

La película estremecedora, igual que Fuego, donde al menos las mujeres luchan por su libertad. La autora tiene otra película que no he visto y en este momento no recuerdo el título. Dean, eso de que es mejor irse con el difunto...su situación es la de millones de mujeres a las que la mentalidad ancestral masculina, que se cree no se que, las relega.Pobres hombres miserables. Saludos.

17 de agosto de 2009, 5:52
m.eugènia creus-piqué dijo...

Hace estremecer Carmen, el poderío machista que todavía impera en algunos paises es sobrecogedor y el gobierno mirando hacia otro lado es horrible, pobres niñas, pobres mujeres. Un beso.

17 de agosto de 2009, 8:03
Selma dijo...

En la "Vuelta al mundo en 80 días " se menciona la casi obligación que tienen las viudas de inmolarse junto a su difunto esposo, pero que en 1999 se haya dado el caso, es para echarse a temblar..
Terrible es la situación de estas niñas mujeres casadas con hombres que les triplica la edad o más aún. Con probabilidades más que evidentes de formar muy pronto parte de este elevado número de viudas, cuya situación es terrorifica,
Un guía y una guía Geniales ambos, para darnos a conocer esta tremenda realidad de horror y marginación..
Buscaré esta Peli..

Besos cariñosos, Carmen.

17 de agosto de 2009, 8:25
Menda. dijo...

Lamentable lo que la falta de información puede hacer. En fin...

17 de agosto de 2009, 8:48
Carmen dijo...

Selma, que tal vas con tu libro, por qué foto vas de la narración? Me voy corriendo al trabajo, me he quedado dormida porque ayer me acosté tardísimo. Nos escribimos. Un beso

17 de agosto de 2009, 8:48
Selma dijo...

Despues de la interrupción por el Concierto de Catharina, voy por la foto nº 12 es Fántastico este libro!
No sabes cuanto te agradezco que me lo hayas dado a conocer.. A la espera de más consejos..;-)
Besos, muchos, mi Niña

17 de agosto de 2009, 8:57
RGAlmazán dijo...

Es verdaderamente indignante. Nos quejamos con razón de la discriminación en nuestra sociedad y cuando ves esto te quedas de piedra. Esto no es discriminación sino absoluta negación de la mujer como tal. Sólo es un apéndice del marido.
No he visto la película, procuraré hacerlo, tiene una pinta extraordinaria.
Un beso.

Salud y República

17 de agosto de 2009, 8:58
Cosechadel66 dijo...

Estremecedor. Como siempre, se demuestra que las religionos y tradiciones suelen ser sólo la excusa para que un grupo sea superior a otros. Como país emergente, India ha sabido superar muchas cosas. Esperemos que tarde o temprano supere esta. Aunque sea contradictorio, el hecho de que exista una película denuncia, es un avance muy importante. El futuro esta ahi, vayamos hacia él.

Carpe Diem

17 de agosto de 2009, 9:40
Maca dijo...

¡Estremecedor¡...
bicos
Maca

17 de agosto de 2009, 11:41
Asun dijo...

Sí que sabía de la situación de la mujer en la india, pero no tenía ni idea de lo que comentas de las viudas. Es vergonzoso que sigan sucediendo estas cosas y que no se den a conocer para poder poner remedio. Intentaré ver la película.

Un beso

17 de agosto de 2009, 12:44
Felipe Medina dijo...

Querida Carmen
Me he leido tu entrada un par de veces porque no daba crédito a lo que estaba leyendo o había leído.

La situación es despiadada y haremos bien en denunciarla públicamente,aunque,por desgracia,escapa a nuestras manos,no a nuestros deseos de igualdad como seres humanos.

Ayer comentabamos lo de Afganisthan y hoy nos toca lidiar con lo de la India.

¡Ojalá las nuevas generaciones tengan la sensibilidad y el coraje moral de intentar cambiar toda la putrefación que nos salpica como seres universales,como personas del mundo!

Un beso

17 de agosto de 2009, 12:46
Antonio Rodriguez dijo...

Hace justo dos años yo escribí una entrada llamada Viudedad, un estado peligroso, despues de leer un reportaje sobre el tema en El País. Me dejó impresionado.
Hoy leyendo tu entrada he vuelto ha sentir las mismas sensaciones de repugnacia por una sociedad que no es capaz de cuidar de una parte importante de su ciudadania y como siempre la mas debil.
Salud, República y Socialismo

17 de agosto de 2009, 13:33
joselop44 dijo...

Muy bueno e interesante lo que nos cuentas en esta entrada. La Ley no lo es todo ni todo se soluciona legislando; tal vez con programas educativos adecuados a la ley sea como todas esas injusticias se terminen.
Un abrazo.

17 de agosto de 2009, 14:37
sara dijo...

Muy interesante lo que nos cuentas en esta entrada Carmen, pero estoy de acuerdo con Maca, es estremecedor!!

Mil besoss

Sara

17 de agosto de 2009, 14:55
mariajesusparadela dijo...

Por eso son imprescindibles personas como Vicente Ferrer.

17 de agosto de 2009, 16:24
Juan Navarro dijo...

Nos pasamos la vida debatiendo sobre el sexo de los ángeles mientras la cruda realidad se muestra persistente ante nuestras mismas narices.
Me temo que, mientras la mujer no sea necesaria para sostener el sistema productivo de India, seguirá siendo un subproducto. Y esto no sucederá mientras los índices de natalidad continúen generando un mercado fácil y barato de mano de obra infantil y juvenil que emplean sin rubor las grandes multinacionales.
El sistema, de nuevo el sistema, aliado a viejas y repugnantes tradiciones.
Un beso.

17 de agosto de 2009, 16:51
Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Hay tantas costumbres estúpidas que eliminar de este planeta, que mientras persistan el sufrimiento será infinito.
Yo conocía el destino de estas infelices.EL machismo a la enésima potencia.
Poca solución le veo.
Un abrazo.

17 de agosto de 2009, 19:37
Carmen dijo...

A todos: Disculpad que no os deje un mensaje a cada uno de vosotros. Pero a veces como estos días ando con muy poco tiempo, prefiero ir a vuestras propias casas y charlar allí con vosotros.
Gracias por vuestros comentarios. Se que a todos nos impresionan estas situaciones tan terriblemente injustas para la mujer en tantos y tantos países.
Un abrazo a todos

17 de agosto de 2009, 23:19
brancalúa dijo...

He visto la película hace un par de años y me impacto.
El tema es escalofriante.
Besos

18 de agosto de 2009, 9:32
Mariana dijo...

Cuando vi la pelicula hace años me dejó completamente impactada, de hecho muchas veces me planteo si podría hacer algo. Este domingo me voy a la india, estare un mes y me gustaria conocer mas a fondo esa realidad, es realmente tan inamovible?

18 de agosto de 2009, 12:32
Anónimo dijo...

hola,yo no sabia k era assim la discriminacion com las mujeres. yo soy portuguesa e trabajava en 1 casa de una chica k era de india. era mui simpatica y mui buena. su marido la tratava mui bien. lo peor e la suegra. la tradicion e k la suegra da ordens a nuera... ahora com este tema de las viudas me quedei com la boca abierta. beisito cathi 13-3-2010

14 de marzo de 2010, 0:00
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB