World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

La cantidad, siempre la cantidad

23 feb. 2009



Hoy efectivamente hace 28 años del 23 F. No voy hablar de ello porque las páginas de todos los periódicos estarán repletas de tal hecho.

Pero si quiero contar mis inquietudes, quizás incluso mi desazón, en relación con la mini-serie "El 23-F, el día más difícil del Rey".

Nadie duda de su éxito en términos de seguimiento. Según los datos de Radio Televisión, la mini-serie registró una cuota de pantalla en torno al 35%, cerca de 7 millones de espectadores. Abrumadora, verdad? Su formato documental sin duda fue un acierto. Sobre este éxito de audiencia se han escrito ya muchas páginas.

Las preguntas que me surgieron fueron varias.

La primera: ¿Por qué ahora? ¿Tendrá que ver el lanzamiento de esta serie por una necesidad de intentar poner de nuevo en valor a la Casa Real que en los últimos tiempos ha sido más que contestada.? No se, pero me surge esta pregunta.

La segunda cuestión está relacionada con los patrocinadores de la serie: televisión española junto con la televisión catalana y creo que con alguna otra institución también catalana... Me resulta extraño. Me gustaría saber por qué. Creo que aquí hay claves que desconozco y ello me impide un análisis más certero. ¿Tendrá que ver con la famosa quema de fotografías de hace unos meses?

La tercera: las reflexiones posteriores a su emisión. Gran éxito. Bien. Pero creo que muchos sesudos analistas están confundiendo el interés que puede despertar, que de hecho despertó, el tema de la serie, con la adhesión a una determinada figura o causa. Confundir esto y hacer una lectura de la audiencia en clave política creo que es un importante error.

A mi juicio, dejando a un lado la interpretación de los actores, la figura del Rey me pareció demasiado almibarada. La relación con su hijo forzada. La figura de Sabino Fernández Campo excesivamente hierática. Tampoco se el interés que pueda producir a la ciudadanía ese aspecto supuestamente intimo de la familia real en aquella famosa noche de la que sin duda los ciudadanos sabemos tampoco, no creen? No, no me convenció en absoluto la mini-serie.

Sin entrar en el olvido de muchas otras cuestiones de vital importancia en esa dramática noche, cuales pueden ser una referencia más cercana a parte de las víctimas del 23F, es decir, a los propios diputados.

A mi todo me pareció forzado. Sin embargo, esto no dejaría de ser una opinión más y mi reflexión no iría más lejos si no me surgiera otra cuestión que me preocupa bastante: la cantidad como argumento aplastante en una confrontación de pareceres, en una controversia, en un simple intercambio de ideas, en una valoración... Si, la cantidad, otra vez la cantidad, siempre la cantidad, como argumento indiscutible, como argumento incontestable, como argumento incuestionable, definitorio pues, en una discusión o debate. Siete millones de espectadores . No es nada, eh! Lo digo porque cada vez que he expresado mi opinión en relación con esta serie el argumento básico a favor ha sido el número de espectadores.

Yo sigo pensando que no siempre la cantidad es o debe ser el valor más preciado, ni el único, ni el más certero, ni en definitiva el concluyente.

Lo que da de sí el 23 F, verdad?


Technorati Tags:

4 comentarios:

brancalúa dijo...

La serie mala con ganas. El análisis que haces me parece de lo más acertado en cuanto revalorizar el papel de la monarquía, en un país , pienso yo, más que republicano.
Y es evidente que la calidad es más importante que la cantidad......Besitos

23 de febrero de 2009, 10:19
Maca dijo...

Solo resistí un capitulo,me pareció un horror desde muchos puntos de vista. Yo tb. me pregunté ¿Ahora...porque..?
estoy en Perillo con el del telefono. ¡Por fin¡ banda ancha...¿es con b o v? poco a poco... mis neuronas se detérioran a una velocidad...
besitos guapa. (Siempre muy lúcida en tus análisis)

23 de febrero de 2009, 18:44
Manolo dijo...

Yo no he visto la serie más que nada porque seguro que fue algún día en el que, por costumbre veríamos otra serie de otro canal.

Pero tampoco me he preocupado mucho por intentar verla; precisamente porque no tengo prisa por hacerlo (es decir, que no veo por qué tenga que ser ahora).

Aun así aprovecho para entrar por aquí para aplaudir tu sentido crítico y tu lucha contra el argumento de la cantidad (el argumento de los que no tienen argumentos).

Insisto, no sé si será buena o mala la serie, pero abundo en tu manera de ver las cosas. Sigamos siendo -al menos- reflexivos.

Un abrazo, bloguera.

23 de febrero de 2009, 21:58
Carmen dijo...

@Manolo. Gracias por venir a visitarme. Tu sabes que hoy te lo agradezco doblemente. Me río por el tema de los seguidores... en fin... parezco una colegiala

23 de febrero de 2009, 22:28
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB