World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Terremoto político, descomposición institucional, hartura ciudadana

5 feb. 2013


La imagen con la que abro esta entrada es la portada del último número de la revista Mongolia. Me ha parecido muy adecuada y representativa del momento que vivimos.

Y es que ya a nadie se le escapa que estamos ante un profundo terremoto político y ante una aguda descomposición del llamado"régimen institucional". Como ya muchos analistas apuntan, tanto dentro como fuera del país, es la primera vez en la historia  de nuestra democracia que un presidente del gobierno está directamente acusado, aunque sea presuntamente, de lucrarse con la corrupción.

Y es que ante la posible implicación de Rajoy, junto con dirigentes del Partido Popular, como "presunto" receptor de sobresueldos ilegales (a cambio de favores políticos), el caso Bárcenas da un giro total, caso que ya muchos señalan que es el embrión del caso Gürtel y no un apéndice de este.

El caso Bárcenas con sus múltiples ramificaciones que implican a tantos y tantos políticos, algunos sentados en el Consejo de Ministros como la ministra Ana Mato, por poner tan sólo un ejemplo. Por cierto, si quieren oigan el telegrama que le ha enviado el periodista Miguel Ángel Aguilar a Ana Mato.

El caso Bárcenas como mecanismo de financiación del Partido Popular y su vinculación con importantes empresas imobiliarias, algunas de las cuales hoy hemos sabido que se han beneficiado de la "amnistía Montoro".

Si leemos las noticias de tan sólo los últimos días, el panorama no puede ser más desolador, lo cual permitiría pensar que en realidad estamos ante una auténtica crisis institucional, de proporciones ingentes y de consecuencias aún inimaginables. 

Porque no sólo hablamos del poder ejecutivo, herido de muerte a mi juicio, también de la crisis de la Corona con el caso Urdangarín, agraviado los últimos días con la imputación de Carlos García Revenga que reduce aún más el círculo "defensivo" que han creado alrededor  de la infanta Cristina. 

Hablamos de la imputación de la mano derecha de Artur Mas, Oriol Pujol, por el caso de las ITV. 

Por supuesto también desde estas páginas hemos hablado en varias ocasiones del caso de los ERES, en Andalucía, cuyos responsables políticos aún siguen en pie y mirando los casos de corrupción de las filas de enfrente.

Hablamos del posible beneficio de muchos imputados del caso Gürtel  gracias a la "amnistía fiscal" del ministro Montoro cuyo descaro, por cierto, en las contestaciones en sede parlamentaria ya le debería inhabilitar para seguir desempeñando su cargo.

Hablamos de tantos y tantos y tantos casos de corrupción. Según dicen, hay más de 700 políticos imputados en casos de corrupción. 

Todo huele a podrido. A descomposición. A hedor.

Mientras el poder ejecutivo se va hundiendo y la oposición mayoritaria, es decir, el PSOE, sigue en la UVI, los ciudadanos intentamos sobrevivir a este estado de descomposición institucional tan avanzado, tan profundo, tan desolador


¿Hasta cuándo aguantaremos?


7 comentarios:

Genín dijo...

Si, pasa como en Sevilla, la basura al pudrirse huele que apesta...
Salud

5 de febrero de 2013, 21:17
mariajesusparadela dijo...

Y no es Dinamarca, ni es teatro.

5 de febrero de 2013, 21:40
Dean dijo...

Creo que aguantamos más de lo que nadie puede imaginar, es increible lo que está pasando y la mayoría absoluta en casa viendo la tele.
Un saludo.

6 de febrero de 2013, 3:51
Emilio Manuel dijo...

Espero que dentro de poco no leamos "ESPAÑA HA MUERTO?.

Saludos

6 de febrero de 2013, 9:10
Isabel dijo...

Yo vivo en Sevilla y os aseguro que la basura que más apesta es la corrupción política, esa que nos está dejando sin pan, sin salud, sin educación...
Que los trabajadores se pongan de huelga es su derecho sobre todo si, como se comenta, el alcalde actual del pp la quiere privatizar dando incluso beneficios.

España morirá si la dejamos morir, porque mudos, mancos, etc. no estamos.

6 de febrero de 2013, 16:26
Antonio Rodriguez dijo...

El espectáculo que muchos de nuestros políticos están dando está infiriendo un grave daño a la política y sus instituciones. Los grandes partidos parece como si tuvieran asumido la corrupción como algo inherente a la política, cuando vemos que ante la grave situación de la política española la única solución que aportan es el “y tu mas”.
Salud, República y Socialismo

6 de febrero de 2013, 18:28
RGAlmazán dijo...

Apesta, querida. Es tremendo pero se están cargando el país. Espero que no caiga del todo. Sobre todo porque cuando se hunde algo, ellos siempre flotan, aunque sea en la mierda.

Besos de un indignado,

Salud y República

7 de febrero de 2013, 16:45
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB