World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Mentiras y verdades sobre Siria

3 dic. 2011


Todos los días nos desayunamos con algún artículo publicado en la prensa "comercial" que demoniza al gobierno sirio por lo que dicen que allí acontece. 

El problema que tenemos los ciudadanos que no conocemos la noticia de primera mano es siempre el mismo: que nuestra opinión se ve sustentada por la prensa que seguimos, por la prensa que cotidianamente leemos, que en un porcentaje altísimo es un sólo "medio" y en un porcentaje aún más elevado, de un medio comercial, además de los informativos televisivos que nos enseñan una realidad acorde con los medios dominantes.

Por eso, por aquello de buscar otras mirada y poder saber qué pasa en realidad y no volver a caer en las falacias modelo "armas de destrucción masiva", la lectura de medios alternativos es cada vez más necesaria.   Sinceramente creo que es imprescindible conocer la contrainformación sobre lo que  la prensa más comercial nos cuenta de lo que allí está pasando, para que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones, de forma libre y consecuente. Quizás nos reafirmemos en lo que la prensa tradicional nos cuenta, o quizás no. Incluso, quizás comencemos a tener grandes dudas.

Hoy les propongo este artículo de Thierry Meyssan (presidente-fundador de la Rede Voltarie) que hace un balance del estado de la guerra mediática sobre el conflicto sirio.


"Verdades y mentiras sobre Siria"


Cuatro mentiras de la OTAN

1. Según la OTAN y sus aliados del Golfo, masivas manifestaciones vienen desarrollándose en Siria desde hace 8 meses en demanda de más libertades y del retiro del presidente Bachar el-Assad.

Falso. Sólo en algunas ciudades, y al llamado de predicadores sauditas y egipcios a través de Al-Jazzera, se produjeron algunas manifestaciones contra el presidente Bachar el-Assad y lo cierto es que esas manifestaciones reunieron, cuando más, un total de 100 000 personas. En dichas manifestaciones no se pedía más libertad sino la instauración de un régimen islámico. Si se exigía la dimisión del presidente al-Assad no era por causa de su política sino porque los manifestantes apoyaban una corriente sectaria del sunnismo, la corriente takfiri, y afirman que Bachar el-Assad es un hereje –porque es alauita– sin derecho por lo tanto a ejercer el poder en un país musulmán que, según la corriente takfiri, sólo puede ser gobernado legítimamente por un sunnita perteneciente a la misma escuela teológica que la corriente takfiri.


2. Según la OTAN y sus aliados del Golfo, el «régimen» respondió a las manifestaciones dispersando a las multitudes con el uso de municiones de guerra, lo cual habría provocado al menos 3 500 muertos en lo que va de año.

Falso. En primer lugar, es imposible reprimir manifestaciones que nunca han tenido lugar. Además, desde el principio mismo de los incidentes, las autoridades comprendieron que el objetivo era provocar enfrentamientos de índole confesional en un país donde el laicismo ha sido la columna vertebral del Estado desde el siglo VIII. Así que el presidente Bachar el-Assad prohibió a las fuerzas de seguridad, a la policía y el ejército, el uso de armas de fuego en cualquier circunstancia en la que existiese la más mínima posibilidad de herir a civiles. Su objetivo es impedir que la existencia de heridos o muertos de tal o más cual confesión pueda servir de pretexto para justificar una guerra confesional. Las fuerzas de seguridad están aplicando esas instrucciones presidenciales al pie de la letra, incluso, como veremos más adelante, al precio de poner en peligro las vidas de sus propios miembros. En cuanto a la cantidad de muertos, en realidad son la mitad de la suma mencionada. Y la mayoría no son civiles sino soldados y policías, lo cual pude comprobar personalmente en el transcurso de mis visitas a hospitales y morgues civiles y militares.


3. Cuando logramos romper el muro del silencio y que numerosos medios de prensa reconocieran la presencia en Siria de escuadrones de la muerte provenientes del exterior que asesinan civiles en las ciudades y tienden emboscadas al ejército, la OTAN y sus aliados del Golfo empezaron a hablar de un ejército de desertores. Según la OTAN y sus cómplices del Golfo, hubo militares (no policías) que recibieron órdenes de disparar contra la gente por lo que decidieron rebelarse y conformar un ejército sirio libre, que ya contaría con 1 500 hombres.

Falso. Sólo se han producido unas pocas decenas de deserciones y los desertores han huido a Turquía, donde están bajo las órdenes de un oficial miembro del clan de Rifaat el-Assad y Abdel Hakim Khaddam, públicamente vinculado a la CIA. Lo que sí existe es un creciente número de jóvenes que se niegan a hacer el servicio militar, a menudo debido a presiones de sus familiares más que por decisión propia, ya que los militares que caen en una emboscada no tienen derecho a defenderse haciendo uso de sus armas si se hallan civiles en el lugar. Así que los militares tienen que estar dispuestos a sacrificar sus propias vidas si no tienen cómo escapar a sus agresores.


4. Según la OTAN y sus aliados del Golfo, el ciclo revolución/represión ha cedido su lugar a un principio de «guerra civil». Atrapados en esa circunstancia, 1,5 millones de sirios estarían siendo víctimas del hambre. Sería por lo tanto conveniente organizar «corredores humanitarios» para permitir el envío de alimentos y la huida de los civiles que deseen abandonar las zonas de combate.

Falso. En relación con el número y la crueldad de los ataques perpetrados por los escuadrones provenientes del exterior, los desplazamientos de población son poco numerosos. Siria es un país autosuficiente en el plano agrícola y la producción no ha disminuido significativamente. Sí existen, en cambio, frecuentes interrupciones de la circulación a través de las carreteras en las que se producen la mayoría de las emboscadas. Además, al producirse algún ataque dentro de una ciudad, los comerciantes cierran de inmediato sus establecimientos. Esto ha venido ocasionando graves problemas de distribución, incluso en lo tocante a la alimentación. Pero ni siquiera son esas las verdaderas causas del problema. Son las sanciones económicas las que están provocando un desastre. Siria, país que a lo largo del decenio había registrado una tasa anual de crecimiento del 5%, ya no puede vender sus hidrocarburos a Europa occidental y su industria turística está siendo gravemente afectada. Mucha gente ha perdido así sus empleos y sus ingresos y se ve por lo tanto obligada a economizar en todos los aspectos. El gobierno está haciéndose cargo de esas personas y está distribuyendo gratuitamente combustible (para la calefacción) y alimentos. Lo cierto es que, ante tal situación, hay que decir que sin la ayuda del gobierno de el-Assad, 1,5 millones de sirios serían hoy víctimas de la desnutrición por causa de las sanciones de los países occidentales.


En definitiva, aunque nos encontramos aún en una etapa de guerra no convencional, con envío de mercenarios y de fuerzas especiales para desestabilizar el país, la narración que ofrecen la OTAN y sus aliados del Golfo ya se aleja considerablemente de la realidad. Y el abismo entre esa imagen y la realidad de los hechos ira acentuándose cada vez más. En lo que a usted concierne, amigo lector, al no hallarse usted en el lugar de los hechos, no tiene razón alguna para confiar en mí más que en la OTAN. Pero sí existen, sin embargo, algunos indicios que pueden indicarle cómo orientarse.


Cuatro evidencias que la OTAN se empeña en ocultar

1. Sería lógico creer que las acusaciones sobre la supuesta represión y la cantidad de víctimas han sido objeto de la más cuidadosa comprobación. Pero no es así. Todos los datos al respecto provienen de una sola fuente: el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede… en Londres, cuyos responsables se escudan tras el más estricto anonimato. ¿Qué valor pueden tener esas graves acusaciones si no se confrontan con los informes de otras fuentes? ¿Por qué instituciones como la Oficina del Alto Comisario de la ONU para los Derechos Humanos se hacen eco de tales acusaciones sin tomarse el trabajo de comprobar su veracidad?

2. Rusia y China recurrieron al veto contra un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que abría el camino a una intervención militar internacional. Los responsables políticos de la OTAN nos explican, apenados, que los rusos están protegiendo su base naval militar del puerto sirio de Tartus y que los chinos son capaces de cualquier cosa con tal de obtener unos cuantos barriles de petróleo. ¿Debemos aceptar el concepto maniqueo de que Washington, Londres y París hacen gala de buenos sentimientos mientras que Moscú y Pekín son esencialmente egoístas e insensibles al martirio de un pueblo? ¿Es posible no darnos cuenta de que Rusia y China tienen muchos menos interés en defender Siria que los países occidentales en destruirla?

3. Resulta ciertamente extraña la composición de la coalición de estos países supuestamente bien intencionados. ¿Podemos acaso pasar por alto el hecho que los dos principales contribuyentes de la Liga Árabe y promotores de la «democratización» en Siria son precisamente Arabia Saudita y Qatar, dos dictaduras al servicio de Estados Unidos y de Gran Bretaña? ¿Podemos acaso dejar de preguntarnos si los mismos países occidentales que acaban de destruir sucesivamente Afganistán, Irak y Libia –donde ya demostraron lo poco que les importa la vida humana– son realmente honestos cuando enarbolan el estandarte humanitario?

4. Y ante todo, para no dejarnos manipular en cuanto a los acontecimientos en Siria, es esencial ponerlos en su contexto. Para la OTAN y sus aliados del Golfo –cuyos ejércitos ya invadieron Yemen y Bahrein ahogando allí en sangre las manifestaciones– la «revolución siria» es la prolongación de la «primavera árabe», según la cual los pueblos de la región aspiran a la democracia de mercado y al confort del American Way of Life

Si desean leer el artículo completo, pueden hacerlo en este enlace.

Mucho material para la reflexión, no les parece?

10 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Pero, ya verás "entre todos la mataron"...la "suerte " de tener crudo es bien rara-

3 de diciembre de 2011, 22:02
mariajesusparadela dijo...

Por cierto, hoy en "despertares" cuyo enlace tienes en mi blog, también hablan de "islamismo".

3 de diciembre de 2011, 22:03
Jose Luis Forneo dijo...

Hola,
Buen artículo el de Meyssan. Un extraño personaje de los que quedan pocos en el periodismo asalariado de la democracia de la "prensa libre" pero bien amordazada por el capital.

A mi lo que me parece mas extraño es que gran parte de la izquierda y de los medios "alternativos" sigan creyendo a pies juntillas lo que dicen los medios oficiales sobre Siria despues de todos los ejemplos de mentiras que existen con los que han justificado agresiones contra pueblos díscolos...

A los periodistas de los "medios democraticos" les callan con dinero y les hacen decir lo que sea a cambio de un buen salario o de la amenaza de echarles a la calle... Pero a muchos de los blogueros "independientes" o intelectuales "alternativos", que no se cuestionan la verdad oficial, ¿qué les pasa?

En fin, puede ser que, como decia Bertrand Russell, en la cultura del narcisismo sea mucho mas facil manejar a los individuos con supuestos derechos y riquezas que si la cultura fuera la de la indignacion y la solidaridad...

Saludos y buen finde!

En

3 de diciembre de 2011, 22:44
Neogeminis dijo...

¡qué difícil se nos hace mantenernos informados más o menos objetivamente!

4 de diciembre de 2011, 2:45
Eastriver dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eastriver dijo...

Los empeños por mirarlo todo de otra manera son sencillamente necesarios. Es preciso escapar de esa uniformidad informativa que lo que esconde es sencillamente la mentira interesada.

De todas formas, Ciber, qué poco me gusta Bachar el-Assad, la verdad. Poco, poquísimo. Sin deslegitimar las líneas generales del artículo que nos traes, la otra parte tampoco me gusta ni me fío.

Me molesta que sea sistemáticamente así. Por ponerte otro ejemplo, qué rabia los USA de las narices, y qué difícil que nos lo ponen los hermanos Castro, esos nepotistas trasnochados. Uno llega a la conclusión de que defenderlos es tarea perdida, porque a uno tampoco le gusta lo que ve, aunque lo que se opone a ellos sea nefasto. Tres cuartos de lo mismo con tantos otros.

Yo sé de qué va la película de la OTAN, y sé que lo que se suele cocer por Londres es generalmente tóxico. Pero no puedo mirar hacia otro lado tampoco.

Sí al menos esperar que los enemigos de mis enemigos sean el día de mañana más presentables. A eso no puedo renunciar, Ciber, ni lo voy a hacer.

De todas formas, qué necesario es informarse en otros medios, cada día más necesario, mirarlo todo de otra forma, huir de la manipulación a la que nos están sometiendo. Porque ahí hay otra gran verdad que generalmente nadie dice.

4 de diciembre de 2011, 3:38
RGAlmazán dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dice Ramón. La OTAN es una organización que actúa por intereses geopolíticos y económicos, en favor de USA, sobre todo, y desde luego le importa un pito los derechos humanos y la democracia.
De acuerdo en mirar desde todos los puntos el conflicto, pero para mi no tiene más valor lo que dicen en la Rede Voltarie que lo que dice Le Monde Diplomatique, que habla de masacre.
Así es que, tan malo es fiarse de lo que dicen los medios interesados de un lado como de otro. Para mí tiene mucho más valor lo que dice Amnistía Internacional, que ha demostrado luchar en muchos lugares a favor de los derechos humanos, y en Siria habla de asesinatos de la población civil.
Nunca me han gustado los líderes de partido único, me recuerdan otros tiempos en este país, como tampoco me gusta que la OTAN trate de ser gendarme de Occidente, puesto que es una organización asesina.

Besos

Salud y República

4 de diciembre de 2011, 8:32
Benet dijo...

Lo peor de todo es que nunca sabremos la verdad, pues la historia la escriben los vencedores. Nunca sabremos del todo la verdad de Libia, como no sabremos la verdad de Egipto, de Siria. Sólo parece que el "pueblo soberano" esté eligiendo "democráticamente" el fin de los hombres y mujeres con pensamiento propio.
Mirar sin ir más lejos España. A mí ya me cuesta mucho explicar a la gente más joven quien fue Franco. Para ellos Franco es lo que dicen en Televisión.
Se supone que con la revolución de las redes sociales íbamos a estar mejor informados, pero ya veis como todo es una gran mentira de la que o somos protagonistas, o nunca sabremos la verdad.

4 de diciembre de 2011, 11:24
Genín dijo...

Terminaremos por no creer a nadie...
Salud y besitos

5 de diciembre de 2011, 1:27
L. de Guereñu Polán dijo...

No conozco ninguna prensa que no sea "comercial"; lo que sí conozco es prensa libre y prensa vendida al mejor postor. En cuanto a Siria yo estoy con los sirios que quieren cambiar de régimen, contra el dictador que los masacra y en favor de que la población pueda gozar de libertad para poder hablar, formar partidos y sindicatos, reunirse libremente, etc.

5 de diciembre de 2011, 19:19
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB