World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Rigoberta Menchú, la nieta de los mayas

9 may. 2011

Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz en 1992, se presenta como candidata a las presidenciales de Guatemala que tendrán lugar el próximo 11 de septiembre.

El que Rigoberta sea Premio Nobel de la Paz prestigia en algo este premio que para muchos de nosotros está ya muy desprestigiado. Con los últimos acontecimientos protagonizados por el Premiado Obama, aún más.

En estas próximas elecciones, como representante de las comunidades índigenas de Guatemala, hará alianza con Aníbal García,  del Frente Amplio de Izquierda.  Según la líder indigenista toda su gestión estará enfocada a la reivindicación de los pueblos indígenas. 

Rigoberta Menchú ha dedicado gran parte de su vida a la lucha, denuncia y reivindicación de los derechos humanos de la población guatemalteca y específicamente de los derechos indígenas. 

Nació en 1959, en Chimel, una pequeña aldea del Quiché guatemalteco. Desde muy pequeña trabajó en los grandes latifundios y a los 19 años entró a militar en el Comité de Unidad Campesina

En septiembre de 1979 su hermano menor fue secuestrado y asesinado por el Ejercito que llevaba a cabo la campaña feroz y brutal de "tierra arrasada". Su madre fue violada y torturada por los soldados hasta morir. En 1980 su padre murió carbonizado en la Embajada de España en Guatemala, junto con otra treintena de guatemaltecos que habían ocupado la embajada para protestar por el genocidio que se estaba comentiendo contra el pueblo indígena. Murió durante el asalto policial que se perpetró contra la sede diplómatica.

Con 21 años ya había vivido toda este horror y con esa edad se refugió en México, en la provincia de Chiapas. 

El genocidio cometido contra el pueblo índigena guatemalteco, instigado por EEUU, es para muchos europeos un gran desconocido. Más de 440 pueblos fueron destruidos totalmente, más de 100.000 civiles asesinados o desaparecidos, más de un millón de desplazados internos y más de 200.000 personas huyeron a México. 

La desaparición, el asesinato, la tortura y las ejecuciones no fueron actos aislados de miembros del ejercito de Guatemala. Las violaciones de derechos humanos fueron planificadas fríamente en torno a una mesa de trabajo y en base a una política de tierra arrasada decidida en las más altas instancias del Estado. Una política destinada a eliminar a miles de opositores del Gobierno. Las víctimas de esta barbarie fueron, en su mayor parte, índigenas.

El peor periodo de violencia fue entre 1982-1983,  cuando fuerzas contra-insurgentes promovieron una campaña de represión sistemática de genocidio contra la gente Maya.  Tortura extrema, mutilación y violencia sexual se convirtió en moneda común. Este periodo de dos años se conoció como el “Holocausto Silencioso".

Como dice Eduardo Galeano "una tierra desgarrada por el ejercito, violada por los mercaderes, despreciada por todos. Una tierra ensangrentada, donde Rigoberta Menchú intento alzarse sobre sus ruinas". 


Le deseo todos los éxitos en su carrera presidencial. Tuve el privilegio de conocerla hace unos años y aún recuerdo la serenidad y la fuerza con la que describía el horror vivido por su pueblo.

8 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Gente que no olvide, para no consentir ni dejar que se repita la barbarie, hace falta en todo los gobiernos.
Es la memoria la que evita que la historia se repita.

9 de mayo de 2011, 14:47
RGAlmazán dijo...

Una mujer que merece lo mejor. Que sin duda prestigia el Premio Nobel --lástima de otros que lo desprestigian-- y que puede ser una gran presidente.
Le deseo lo mejor.
Besos.

Salud y República

9 de mayo de 2011, 18:21
María dijo...

Guatemala se merece una persona como ella en la presidencia.
Este pueblo ha sufrido demasiado ya.

Saludos

9 de mayo de 2011, 18:39
Dean dijo...

Me gusta mucho esta mujer, ojalá se le den las cosas.
Un saludo.

9 de mayo de 2011, 18:57
Eastriver dijo...

Como me ha gustado como has trabado tu artículo, Ciber... Y esta mujer, qué mirada limpia...

9 de mayo de 2011, 20:30
Susana Terrados dijo...

Uf...que pesado equipaje el que carga pero, me imagino, que también es el impulsor de su lucha. Es una mujer admirable, estoy convencida, y le deseo toda la suerte del mundo.
Espero que guatemala empiece un nuevo recorrido...poco a poco, claro está.
Preciosa tue ntrada, mil gracias.
Besos.

9 de mayo de 2011, 20:52
Antonio Rodriguez dijo...

Al contrario que en otros lugares en America Latina se está produciendo un importante avance de gobiernos progresistas y defensores de las minorias raciales.
Sería una buena noticia que Guatemala fuera el próximo país en unirse a esta corriente a través de Rigoberta Menchú.
Salud, República y Socialismo

9 de mayo de 2011, 22:15
Genín dijo...

No lo tendrá fácil, ojala tenga suerte...
Besitos y salud

10 de mayo de 2011, 3:10
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB