World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

"Obreras de la ropa", explotación indecente

5 may. 2011


La campaña "Ropa Limpia", coordinada en España por la ONG Setem, ha publicado un informe "Moda: industria y derechos laborales" que nos debería sonrojar.

Analiza la situación de las mujeres que confeccionan la ropa para empresas transnacionales, en este caso 12 compañías españolas, del sector de la moda, y concluye que estas trabajadoras no han mejorado su condición de vida en los últimos 20 años. A pesar de que esas empresas han tenido en este tiempo unos beneficios netos fabulosos.

Marcas tan conocidas como Inditex (Zara), Adolfo Dominguez, H&M, Benetton, entre otras muchas, que ante sus clientelas presumen de tener la mejor calidad-precio, sin descubriles que esto lo consiguen  a través de una interminable cadena de subscontrataciones, que terminan en la explotación indecente de las "obreras de la ropa".

El informe es contundente al denunciar las prácticas abusivas de estas trabajadoras que siguen sufriendo en todo el mundo condiciones laborales intolerables. 

A partir de los años 80, a causa del desarrollo de políticas neoliberales y de libre comercio, los países ricos inician la deslocalizacón masiva de la producción de la ropa hacia países subdesarrollados, donde no existían, ni siguen existiendo aún, una normativa laboral que impidiera las prácticas abusivas de los empresarios. Consecuencia: mano de obra baratísima. 

Esta tendencia se acelera en la década de los 90, momento en que se consolida un modelo de negocio caracterizado por la "subcontratación de proveedores". De esta forma, las empresas transnacionales lo único que hacen es diseñar, distribuir y comercializar las prendas, fabricadas en talleres en todo el mundo y propiedad de terceros.

Ahora, esta tendencia se ha consolidado más aún con la crisis económica y con la avaricia de las famosas marcas de ropa por mejorar sus beneficios a costa de mano de obra en condiciones de esclavitud. 

No es ninguna exageración y si ustedes quieren entererse lean por favor el informe al que me refiero.


Como resultado hay países en que estas trabajadoras, son mayoritariamente mujeres, hacen jornadas de hasta 14 horas diarias con salarios inferiores a los 100 euros mensuales, como ocurre en Marruecos. O en Bangladesh donde los salarios de este sector se situan entre los 20 y 35 euros mensuales.

Lo que pretende la campaña "Ropa Limpia" es denunciar esta indecente realidad y obligar a los Gobiernos que desarrollen una normativa por la que se obligue a las empresas de este sector a que en toda su cadena de subcontrataciones se aseguren que se respetan unas condiciones laborales dignas. 

A modo de recordatorio, el Grupo Inditex  obtuvo entre febrero y julio del año 2010 un beneficio neto de 628 millones de euros. Su cabeza, Amancio Ortega, es, según la revista Forbes, el hombre más rico de España con una fortuna de 22.290 millones de euros, que le situan en el séptimo puesto en la clasificación mundial de las mayores fortunas.

¡Porco mundo!

12 comentarios:

Angel G. Adanero dijo...

Sin olvidar un eslabón muy importante en esta cadena. La gente compra. Y mira para otro lado o se tapa la nariz. Todos en mayor o menor medida somos culpables o responsables de estas situaciones.

Un saludo.

5 de mayo de 2011, 15:17
Isabel dijo...

La explotación no es nueva, esto se ha hecho en las casas donde toda la familia cosía y cosía por casi nada, ahora en un mundo global, ya se sabe, en búsqueda de la mano de obra más barata y masiva.

Es tremendo todo, de verdad.

5 de mayo de 2011, 15:25
quebrantandoelsilencio dijo...

Así se enriquecen todas las grandes corporaciones a costa de la vida de miles de obreros y obreras explotados.
Aunque gran parte de la culpa es nuestra por seguirles el juego y comprar sus productos.
Un saludo.

5 de mayo de 2011, 15:38
Juan Carlos López dijo...

Después de los acertados comentarios que preceden a este, sólo se me ocurre recordar cómo la huelga que no hace mucho se produjo en Bangla Desh, precisamente en el sector textil, apenas encontró eco en los medios.

Otro día podríamos hablar de IKEA y de su "república independiente".

5 de mayo de 2011, 17:08
Juan Carlos López dijo...

Por cierto: no es tan difícil boicotear estas empresas. Basta con un poco de información y un poco más de organización. Si hay un "No les votes", ¿por qué no un "No les compres"?

5 de mayo de 2011, 17:10
RGAlmazán dijo...

Habría que entrar en su terreno y atacarlas con lo que les duele: No comprar en esas empresas. De nada sirve que nos quejemos si no actuamos.
Besos.

Salud y República

5 de mayo de 2011, 18:04
mariajesusparadela dijo...

Dos gallegos de los que no es para sentir orgullo.
Adolfo Domínguez se permite además el lujo de solicitar y obtener ayudas de todo tipo; Fué sonada la que le dieron después de un incendio, porque dijo que si no se la daban se iba a otro país...conozco gente que trabaja para él, sin figurar en nada: economía sumergida pura y dura.

5 de mayo de 2011, 18:05
El dinosaurio dijo...

Me gusta la idea de Juan Carlos López de "no les compres".

Saludos.

5 de mayo de 2011, 19:16
Jose Luis Forneo dijo...

Claro que hay campañas de "No compres". Mirad en www.consumehastamorir.org, por ejemplo.

En este tema estamos tocando el hilo clave del capitalismo, del que se aprovechan sin duda los grandes capitalistas: la complicidad del consumidor.

Todos sabemos que hay detras de Zara o Mango, pero pocos hacemos el esfuerzo de no ser sus complices (es decir, no comprar y denunciar). Igual que todo el mundo sabe que se asesinan a niños en Israel, Libia o Afganistan y nadie se deja llevar por la indignacion que esto genera (eso los que la sienten, que muchos ni eso).

En fin, que como dicen por aquí para despertar hay que hacerlo del todo: igual que hay que boicotear a los partidos que apoyan genocidios, o a los sindicatos que hacen el juego a los empresarios, tambien podemos hacerlo a las empresas que contaminan, echan a pueblos para saquear sus recursos, o explotan a sus trabajadores o trabajadoras.

En este caso que das, el de la ropa, hay una doble explotacion: la de la fuerza de trabajo y la del aprovechamiento de la discriminacion de sexo. Y ambas, como decia, por ejemplo, Clara Zetkin o Alexandra Kollontai, son parte del mismo gran problema.

Saludo

5 de mayo de 2011, 20:42
Dilaida dijo...

El caso de Adolfo Domínguez es de vergüenza, hace muchos años que viene explotando a trabajadoras por un mísero sueldo, lo mismo que Roberto Verino. Ellos reciben ayudas del gobierno de turno y mientras explotan a miles de gallegas con jornadas excesivas y sueldos miserables.

6 de mayo de 2011, 0:31
Genín dijo...

Ellos dicen que en los países donde tienen a esas mujeres trabajando, los sueldos que pagan son buenos para ese país, y ¿Que pasa con las explotadas aquí? Pero aquí, yo me pregunto ¿Donde están los sindicatos?
¿Porque no van a la huelga a reclamar sus derechos? No les interesaría una mala imagen de explotadores digo yo...
Salud y besitos

6 de mayo de 2011, 2:14
noticias dijo...

guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro temas muy interesantes.

10 de julio de 2011, 18:26
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB