World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

¡Por una universidad pública y laica!

24 mar. 2011


Aunque con varios días de retraso no quiero dejar de denunciar el hecho  ocurrido en la mañana del viernes 18 de marzo en que cuatro estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, fueron detenidas por haber realizado una performance pacífica en la Capilla del Campus de Somosaguas el pasado 10 de marzo.

Por ello me sumo a la campaña de recogida de firmas "en defensa de  una Universidad pública y laica y contra la criminalización y la represión al estudiantado"

Que los compañeros y compañeras han sido detenidos a la puerta de sus casas cuando se dirigían a la Universidad, en una actuación policial totalmente desproporcionada: se trata de estudiantes, miembros de asociaciones legales y con una actividad política pública, legitimada por el reconocimiento de sus compañeros y compañeras y del resto de la comunidad universitaria.

Que estas detenciones vienen precedidas por una campaña de criminalización mediática dirigida por los medios de la extrema derecha, que han buscado convertir una performance de reivindicación feminista y laica en un “asalto”, y se han dedicado a provocar, insultar y estigmatizar al estudiantado más participativo y a la propia Universidad Complutense.

Que los sucesos de la capilla han sido instrumentalizados por la extrema derecha mediática en un claro intento de interferir en la campaña electoral al Rectorado de la Universidad Complutense de Madrid, en abierta violación de la autonomía universitaria.

Que el día 18 de marzo un estudiante ha sufrido una agresión en las cercanías de la Capilla de Somosaguas y otros tres en la Facultad de Historia de la UCM, en ambos casos por grupos de la extrema derecha. Este es el clima creado por el linchamiento mediático de la derecha.

Que la Iglesia Católica sigue teniendo una escandalosa capacidad de tutela sobre la sociedad civil, y defiende con agresividad sus injustificados privilegios, heredados de la Dictadura franquista. Nos reafirmamos en nuestra demanda de cierre de las capillas, por unas universidades laicas y no heteropatriarcales.

Por último, manifestamos nuestra firme solidaridad para con detenidos y detenidas, reclamamos el respeto de la presunción de inocencia y nuestra exigencia de su absolución sin cargos.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Más de 60 profesoras y profesores de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM han firmado ya el Manifiesto por la laicidad a la vez que se han solidarizado con las estudiantes.

Respecto a la performance llevada a cabo en la Capilla del Campus de Somosaguas por las alumnas de su facultad, los docentes indican que aunque no comparten “la forma en la que se desarrolló, en modo alguno las estudiantes pretendían poner en cuestión el ejercicio de ningún derecho individual o colectivo" y añaden que "la presencia de capillas y otros símbolos de poder religioso en las instituciones educativas públicas no responde a la satisfacción del derecho a la libertad de culto, sino a un privilegio de la Iglesia Católica que va siendo hora de superar en las universidades públicas".

Si quieres unirte a la campaña en defensa de una universidad pública y laica, firma aquí, por favor.

9 comentarios:

Felipe dijo...

No sólo en la Universidad sino en todo el Estado.

Aún sigue tipificado en el Código Penal como delito el ir contra la libertad de conciencia y sentimiento religioso.

Es decir,que te puedes ver entre rejas por manifestarte en contra de la ICAR

Este es el país que tenemos y el que soportamos cada día.

Besos y buen día

24 de marzo de 2011, 7:30
Txema dijo...

La universidad debe ser un centro de tolerancia y civismo. Esa es precisamente su esencia, por lo tanto, la aconfesionalidad también tiene que estar entre sus bases fundamentales.

Ya existen centros dependientes de las Iglesia católica para quienes prefieran esa educación.

Otra cosa, evidentemente, es que la pública, precisamente por ser un centro de civismo, se respeten las creencias de cada cual.

saludos

24 de marzo de 2011, 7:32
mariajesusparadela dijo...

Que transformen la capilla en biblioteca. Para que en el pecado lleven la penitencia (yo me aprendí su idioma).
O en cafetería o bar, para que donde estuvo el miedo, el dolor y el sacrificio y solamente podía beber uno, aparezcan la libertad, la alegría y el jolgorio y puedan beber todos.

24 de marzo de 2011, 8:12
Criticoneando dijo...

Ya estaba firmado
Un abrazo

24 de marzo de 2011, 9:39
RGAlmazán dijo...

Es otra muestra más de hipocresía de este establishment que manda. Resulta que estamos llenos de capillas en hospitales, en cuarteles, en universidades, en sitios públicos, y lo grave es que unos jóvenes --pretenden socavar ese ímpetu juvenil rebelde que siempre ha habido en la universidad-- se manifiesten en una capilla que no debería existir y que griten contra eso y que se desnuden de medio cuerpo. Desde luego, yo hubiera estado con ellos.
Además con esa excusa quieren ir contra Berzosa, rector progresista que ha defendido a Garzón siempre, y eso no se lo perdonan.
Besos

Salud y República

24 de marzo de 2011, 10:13
Txema dijo...

Pues Don Rafa si usted se desnuda yo no me lo pierdo. Jajaja.

Saludos

24 de marzo de 2011, 12:45
Genín dijo...

jajaja Me ha hecho reir el dibujo.
Y porque se cumplan tus deseos y de los que venimos por aquí, amén.
Besitos y salud

24 de marzo de 2011, 13:28
Dilaida dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con mariajesusparadela.
Bicos

24 de marzo de 2011, 16:24
ÁLVARO MENÉNDEZ BARTOLOMÉ dijo...

Hombre, decir que "fueron detenidas por haber realizado una performance pacífica en la Capilla del Campus de Somosaguas" es mucho decir. Una cosa es no compartir ciertas creencias e incluso estar en contra de que haya capillas católicas en el ámbito universitario, y otra muy distinta es tildar de pacífico un incidente que consistió en irrumpir en plena celebración eucarística dando voces, con pancartas, empujando al sacerdote y que dos de estos asaltantes se desnudaran de cintura para arriba (excepto el sujetador) tumbándose encima del altar y besándose allí. Si un grupo de estudiantes se presentara realizando estos mismo hechos mientras un profesor impartiese su clase, ¿no se consideraría tal actitud inaceptable? Mientras que si se hace en una capilla, donde varias personas se encontraban rezando junto al capellán, parece que en ese caso todo vale.
Por otra parte, afirmaciones como: "Que la Iglesia Católica sigue teniendo una escandalosa capacidad de tutela sobre la sociedad civil, y defiende con agresividad sus injustificados privilegios, heredados de la Dictadura franquista"; son de risa, están manidas y no se las cree nadie.
Un saludo

5 de abril de 2011, 11:02
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB