World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

World Press Photo

Una escapada a Cuenca

17 oct. 2010


 Aprovechando que estamos en domingo, quiero hoy dejar a un lado la actualidad, siempre intensa, para que me acompañen a esta bella ciudad virreinal, Patrimonio Mundial, a esta preciosa ciudad ecuatoriana, a Cuenca.

Como su hermana, la Cuenca española, también es famosa por sus casas colgantes. Las casas de Calle Larga, por la que se accede a ellas, dan a un barranco, sobre el río Tomebamba. Uno de los cuatro ríos que pasan por la ciudad.

Cuando fue conquistada por los españoles, pasó de llamarse Tomebamba, con el imperio incaico, a ser refundada con el nombre de Santa Ana de los Ríos de Cuenca, en 1533. Se independizó de España el día 3 de noviembre de 1820, aunque no se hizo efectiva hasta el día 24 de 1822, en la batalla de Pichincha.

El centro neurálgico del casco antiguo es el Parque Calderón, la plaza mayor de la ciudad, donde está la nueva catedral famosa por sus tejas de color azul. Frente a ella se encuentra la antigua catedral, conocida como "El Sagrario", que actualmente está dedicada a sala de exposiciones. Es un edificio blanco encalado, del siglo XVII.

En definitva, un paseo festivo por una preciosa ciudad. 24 fotos. Primera y última numeradas.


12 comentarios:

macgo dijo...

En cuanto vuelva a clase después de mi trabajo en el sindicato, lo primero que haré será proyectar tus montajes a mi alumno Missael, ecuatoriano, para que presuma de su país.
Me gustan tus crónicas de viejas aunque eché de menos la de Bhutan o es que yo no la vi.
Besos y buen domingo

17 de octubre de 2010, 8:04
Isabel Martínez Barquero dijo...

Sí que es bonita la Cuenca ecuatoriana, Carmen.

Me he sonreído con las últimas fotos, las de los carteles. Eso de "helados a la plancha" es buenísimo. ¿Los hacen a la plancha de verdad?

Un abrazo y gracias por el respiro (esta realidad acabaría con nosotros si no fuera por estos pequeños ratos).

17 de octubre de 2010, 8:14
Txema dijo...

Creo que deberías explicar lo de los helados a la plancha. Es muy curioso.

Las fotos me han dejado impresinado. Por lo bien hechas y por las maravillas arquitectónicas que regoges. Las dos catedrales son estupendas.

Buen domingo

17 de octubre de 2010, 9:34
mariajesusparadela dijo...

Hubo mucha barbaridad en la colonización, pero cuánta belleza ha quedado, también.

17 de octubre de 2010, 10:07
Antonio dijo...

Me pasó como a Isabel con eso de helados a la plancha. Supongo que será plancha fría...
Las fotos preciosas, pero no ví las casas colgantes como las de nuestra Cuenca local, ni los Zarajos, el Morteruelo o el Ajoarriero tan típicos de esta zona.
Eso sí, la ciudad encantada se ve que la lleva dentro, aunque sea obra del ser humano.

Un beso y gracias por hacernos viajar por esos mundos.

17 de octubre de 2010, 10:12
Ciberculturalia dijo...

NO tengo ni idea que significa lo de "Helados a la plancha". Hice la foto porque me sorprendió muchísimo pero no entré dentro del local.
No hice fotos de las casas colgantes, lamentablemente porque las ví de lejos desde la otra orilla del río Tomebamba.
De veré volver entonces para completar mi crónica. No me importaría nada por supuesto.

Gracias a todos por vuestro paseo compartido.

Besos

17 de octubre de 2010, 10:15
buda dijo...

Magnificas y chocantes fotos,sin querer hemos viajado a la otra Cuenca y sin movernos del sitio,estupendo paseo para esta mañana fresquita de domingo.
Un besico

17 de octubre de 2010, 10:40
Felipe dijo...

Gracias por esta información y por este paseo por la Cuenca hermana.Me quedo viendo tranquilamente el reportaje fotográfico

Besos

17 de octubre de 2010, 11:15
RGAlmazán dijo...

Querida Carmen, me has hecho sentir nostalgia de hace dos mese escasos.
Preciosa ciudad que pudimos compartir.
Besos

Salud y República

17 de octubre de 2010, 13:59
Eastriver dijo...

Querida amiga, como siempre sabes combinar el tortazo efectivo para las conciencias con otros argumentos más amables. Qué ganas de conocer Cuenca, de momento la más cercana, que tengo entendido que es fascinante (a Lorca le fascinó, tiene un soneto pidiendo a su amor que le escriba que es impresionante... creo que es ese el que habla de Cuenca, pero pudiera ser que estuviera mezclando versos, es del ciclo de los Sonetos del amor oscuro en cualquier caso). Por eso cuando te leí en mi lateral creí que hablabas de la Cuenca española. Al abrir tu blog vi que no. Pero la sorpresa se instaló muy fuerte. ¿Y esas cúpulas? ¿Desde cuándo una cúpula en la América española? (Al menos no en la América central, ya sé que los argentinos son muy europeos y ponen cúpulas por todas partes, y monolitos, y todas esas cosas...) El resto de fotos del casco antiguo me han sorprendido menos, pero me han gustado mucho. ¿Cómo no fascinarse con esos patios, con esos edificios redondeados? ¿Cómo no sonreír con esos carteles, como el de la Esposa Bella o esa pintada tremenda, que yo interpreto desde mi perspectiva (no sé si ahí lo de macho y facho tienen otros significados, aquí es un grito contra el fascismo machista... así me lo quedo). Un abrazo.

17 de octubre de 2010, 15:51
Diana Puig dijo...

Nací en Cuenca, toda mi familia vive en un pueblo cerquita de esta Capítal, conozco muy de cerca todo lo que has contado, "Las casas colgadas", siempre son un reclamo para poder observar y respirar descanso, ese puente de San Pablo que guarda muchos misterios, que supongo que has podido escuchar...Reconozco que me has traído muy buenos recuerdos siempre que podemos nos vamos hacer unas tapas muy ricas y un buen vino.

Un abrazo, didi.

17 de octubre de 2010, 20:05
Dilaida dijo...

Una ciudad muy bella.
Bicos

17 de octubre de 2010, 22:26
 

2009 ·Ciberculturalia by TNB